¿Quién gana con la violencia en el fútbol?

Publicado en Publicoscopia.com

russia_soccer_01Ayer estaba en el estadio Vicente Calderón cuando alguien de la fila de atrás comentó que había un aficionado grave por una reyerta unas horas antes del partido. Poco a poco fuimos conociendo los detalles, la posible suspensión del partido y el macabro resultado. Estaba en un lateral, rodeada de familias con niñas y niños asustados por si a la salida habría disturbios entre los ultras del Atlético, del Depor e incluso de los ultras del Rayo Vallecano que pedían su ración de sangre. Más allá de condenar los hechos y lamentar que una persona haya muerto de forma violenta, caben un par de reflexiones. Para empezar, no me sorprende. El nivel de tolerancia de la violencia en el contexto del fútbol es alarmante. Todo se justifica por el fútbol y este es el resultado.

¿Racista yo? ¿Machista eso?

Hace unos días que venimos viendo como el color y el origen de las personas determina para este gobierno lo que es una agresión y lo que no. En los sucesos de Ceuta -para incluir todo el circo ridículo a loas asesinatos-, se ha visto que si las concertinas no eran suficientemente disuasorias, para eso están los Guardias Civiles y sus armas. No sólo para expulsar a inmigrantes de manera ilegal, si no también para impedirles por todas las vías llegar a tierra. Si esto significa poner en riesgo su vida lanzándo pelotas de goma mientras intentan nadar, está incluido.

1392596543265Y así fue. 15 personas resultaron fallecidas. Asesinadas, por el sistema que les empujó a abandonar sus lugares de origen o por la Guardia Civil española. Eso lo tendrá que determinar un juez, que ya ha pedido grabaciones sin manipular de lo que pasó en la frontera. Mientras, el Gobierno sigue defendiendo estos métodos, apoyados en cómplices mediáticos que nunca se imaginó tener (exacto, hablo de El País). El éxodo obligado de personas pasa de ser un drama, a un peligro. Pero no, no somos racistas. Ni xenófobos. Qué va.

Sigue leyendo “¿Racista yo? ¿Machista eso?”