¿Estamos condenadas a soportar todo?

Publicado en Publicoscopia

Nos matan, nos violan, nos obligan a ser madres, nos despiden por serlo, nos recluyen a la intimidad del hogar, al silencio. Y cuando nos revelamos a eso, nos detienen, multan, incapacitan. Después de soportar que no se investigue la denuncia de una violación múltiple, hay que soportar a los detenidos hablando en las televisiones. Después de escuchar unas declaraciones vomitivas de un alcalde, tenemos que soportar además de que siga en su puesto, el escándalo que provoca el rechazo en forma de escrache a este tipo.

velaluzNos humillan y nos someten, nos amenazan y nos golpean, por el simple hecho de ser mujeres. E intentan que lo soportemos. A veces lo consiguen. Cuando no lo hacemos, la victima debe soportar la burocracia injustificada, los agentes no especializados, la lentitud de un sistema judicial caducado. Soportan a un entorno que le quita importancia, que insisten en que soportar es parte del matrimonio. Cuando se logra que sea un juez el que decida, soportamos que este o esta no vea delito; que haya condena pero no medidas de protección; que las haya pero que sigan ‘respetando’ el derecho del maltratador a ver sus hijos. Entonces la mujer debe decidir: o se enfrenta a sus miedos – más que fundados por las amenazas de su propio maltratador y por los casos donde los hijos son el instrumento de venganza de otros hijos del patriarcado – o se enfrenta a la justicia.

Sigue leyendo “¿Estamos condenadas a soportar todo?”