¿Es bueno que exista el voluntariado?

Publicado en Publicoscopia

La diferencia entre ser solidario a nivel ‘domestico’ y ser voluntario consiste básicamente en estar organizado y formar parte de una asociación. Se trata de organizar la actividad, ser más eficaces y ampliar nuestra capacidad de acción. El pasado viernes se celebraba el Día Internacional del Voluntariado y escuchaba decir a la directora de la Plataforma del Voluntariado en España, Mara Amate, que la única consecuencia “buena” de la crisis era el aumento de personas dispuestas a ayudar. Se refería al último estudio que aseguraba que el porcentaje de voluntarias y voluntarios en España había aumentado hasta el 10% de la población total. Uno de cada diez españoles y españolas, 700.000 personas, más aún si sumamos a los que realizan aportaciones económicas a las ONGs. Pero ¿realmente es algo positivo el voluntariado?

oxfam-we-can-change-the-worldSegún algunas Administraciones, podríamos dividir los tipos de voluntariado en social, cultural, medioambiental, de protección civil o digital. Entonces si analizamos el más común, el social, nos encontramos con que muchas acciones que realiza la población civil de forma desinteresada podría tratarse de un trabajo remunerado, por un lado, y por otro, se trataría de una necesidad básica defendida por la Constitución Española. Esa que estuvo de aniversario el sábado y que por tanto le indica al Estado lo que debe hacer. Si los españoles tienen derecho a la Educación, ¿por qué tiene que hacerse cargo una institución privada de llegar a donde el Estado no llega?

Sigue leyendo “¿Es bueno que exista el voluntariado?”

De la limosna a la cooperación y vuelta a empezar

Publicado en Publicoscopia

Los logros de este gobierno son increíbles. Gracias a los movimientos ciudadanos de los años 70-80 para adelante en España, se consiguió que el Estado reconociera en parte sus privilegios sobre otros países del Sur destinando parte de su PIB a la Cooperación al Desarrollo. Todos los Ejecutivos desde la Transición hasta aquí fueron aumentando o disminuyendo el presupuesto para este fin, encargándose de que nunca lográramos pasar de la Cooperación a la Justicia Social que representa el 0’7%. Pero el Gobierno de Rajoy no se ha conformado con esto: insiste en convertir la ayuda a países empobrecidos por nuestro crecimiento insostenible en limosna.

Programa de Cooperación al desarrollo de Agareso
Programa de Cooperación al desarrollo de Agareso

Anuncia el Ministerio de Exteriores su compromiso con los países más desfavorecidos en los presupuestos de este año: aumentarán un 5% la partida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) estará dotada con 254,14 millones de euros, 26 millones más que el año pasado. Ese dinero tendrán que repartirlo entre 21 países considerados ‘prioritarios’ por el Ejecutivo. No entraremos a valorar qué intereses han llevado a marcar a esos 21 países como tal, pero sí les pido que hagan números. Mientras la AECID -una agencia pública 100%- recibe 254 millones, el Fondo para la Promoción del Desarrollo (Fonprode) –una suerte de microcréditos mayormente reembolsable y gestionada por empresas privadas- recibirá el próximo año 375 millones.

Sigue leyendo “De la limosna a la cooperación y vuelta a empezar”

El huerto tendrá que esperar

Aunque la finalidad de este blog es dar voz a las historias que no siempre aparecen en los medios de comunicación masivos, permítanme que haga protagonista de esta historia a los de mi sector: los periodistas. Es imposible hablar de injusticias, violaciones de derechos e ilegalidades sin hablar de esta profesión. No pretendo caer en el victimismo, porque somos muchos los que sospechamos que a la situación actual de precariedad se ha llegado, en parte, por el comportamiento de nuestros propios compañeros.

Fueron muchas veces en la redacción en las que desee dejar esto de escribir historias para dedicarme a ser jardinera o repostera. Cuando eran las nueve de la noche y había que cambiar toda la sección, cuando aparecía una decisión desde las altas esferas incomprendida desde las bajas, cuando no conseguías una entrevista o unas declaraciones después de horas de trabajo, cuando cancelabas la cena con tus amigos porque Obama ha abierto la boca.. Y un sin fin de situaciones en las que me hubiera gustado estar rodeada de plantas o harina antes que de teletipos.

Pero ahora que estoy más alejada de ellos de forma forzosa, más me resisto a cambiar de profesión. Aunque cierre ADN, aunque las empresas recorten primero del departamento de comunicación, aunque un diario de referencia para mi como Público entre en concurso de acreedores. Aunque solo quieran freelance, aunque utilicen becarios para cubrir puestos de redactores, aunque haya ofertas tan indignante como esta o esta. Y parodias que nunca fueron tan serias.

Pero sigo queriendo hablar de Derechos Humanos, de Igualdad, del Tercer Sector, de Integración, de Tecnología. Sigo queriendo hablar de las violaciones que se producen en Colombia, de la falsa realidad que nos llega de Iberoamérica, de los atropellos olvidados por la Historia occidental. Por eso lo hago modestamente desde este blog y teniendo grandes referentes. Como Otra América, como Agareso, como Periodismo Humano, como Cuarto Poder, como Diagonal, como tantos periodistas (no me puedo resistir a mencionar a David Jiménez) que buscan un hueco en estas páginas que difícilmente existe en sus medios.