Sexismo en el trabajo

Publicado en Publicoscopia

La negra sombra del machismo nos persigue por todos lados y no iba a ser diferente en el trabajo. Las relaciones laborales son complejas, hay una parte social, una parte profesional y sobre todo una parte jerárquica. Se puede tener amigos en el trabajo, enemigos y compañeros con los que funcionamos muy bien de 9 a 6 pero nunca le invitaríamos a celebrar nuestro cumpleaños. Lo mismo pasa con nuestra jefa o jefe: no hay una regla escrita de cómo debe ser nuestra relación con ese cargo. Y si esto lo entendemos todos y todas, que depende de la persona y de la situación del trabajo, ¿entonces por qué repetimos los estereotipos sexistas sin cuestionarlos?

En el trabajo tienes que aguantar cobrar menos que un compañero haciendo lo mismo los dos (el consabido 22,5% menos), tener menos oportunidades para ascender (o tener que demostrar una y otra vez que eres merecedora), ser más ‘despedible’ que un hombre con la misma carga familiar que tú (la tasa de desempleo femenino duplica la del hombre, pese a tener un 20% menos de presencia en el mercado laboral), o la existencia del acoso sexual . Y eso es la punta del iceberg, porque en el día a día los estereotipos son como una carga pesada a nuestras espaldas, compañeras trabajadoras.

Es sexismo cuando se da por hecho que podemos hacer de todo y ellos no. Es sexismo cuando las tareas más especializadas se reservan a compañeros con el mismo cargo y capacidad que ellas. Es sexismo cuando se tacha de cotillas a ellas por sistema y es sexismo cuando a la rivalidad se le llama ‘pelea’ entre dos mujeres pero ‘competencia’ entre dos hombres. Es sexismo cuando la opinión de ellos se escucha, se solicita y se valora más que la de las compañeras. Es sexismo cuando se excluye de las reuniones a las compañeras de mismo rango. Es sexismo cuando solo por género se prioriza que sea un hombre quien negocie y cierre un trato. Y sí, una jefa puede ser machista, al igual que un hombre. Porque es algo que nos inculcan desde pequeños y nos lo impone una y otra vez el sistema.

Sigue leyendo “Sexismo en el trabajo”

El machismo de ida y vuelta

Llama la atención que con toda la discriminación que existe hacia las mujeres, la única que se ataje por los tribunales se una beneficiosa. ¿Se acuerdan de la sentencia contra la bonificación que sólo por ser mujer se hace a las buenas conductoras? Pues eso. Contra el techo de cristal en puestos directivos, el 20% de media que cobramos de menos en el mismo puesto que un compañero, los despidos por maternidad, el acoso sexual en el trabajo… contra esto, sólo sentencias indivudiales que a costado años que reconozcan.

rajoy-bizcocho-larazonA esto le sumamos la discriminación en la formación. No sólo hablo de subvencionar con dinero público a colegios que separan por sexo, sino ciertos centros de FP que según lo que tengas entre las piernas deciden cuál debe ser tu formación. Secretarias y cocineras ellas, telecomunicacions y gestores ellos. Así es la sociedad que ven muchos y la que parece querer Rajoy a juzgar por la imagen que proyectaron de él en La Razón. Debe ser que el perfil de mujer del siglo XIX, dónde ellas estudiaban lo justo para poder dar conversación al marido y dejarle bien en las reuniones sociales, nunca pasó de moda para muchos.

Sigue leyendo “El machismo de ida y vuelta”