Quien tiene el dinero tiene el poder

Hoy, 25 de noviembre se celebra, como todos sabemos, el Día Internacional contra la Violencia de Género. Más campañas institucionales, de nuevo buenas palabras y ánimos para denunciar. Pero ¿de qué sirve? ¿Qué pasa después de que la víctima levante su voz? Eso es lo que se preguntan miles de víctimas en España y en el mundo. Porque la violencia machista mata más que el cáncer o las carreteras, porque el año pasado se sobreseyeron hasta 48.000 denuncias y se han reducido las órdenes de alejamiento casi un 10% en los últimos cinco años según el CGPJ.

¿Cómo el Gobierno de Rajoy, Gallardón y Mato puede intentar dar esperanzas a las maltratadas de que hay vida más allá de su torturador cuando les están recortando hasta en un 24% las ayudas, están bloqueando su acceso a la justicia especializada e incluso dificultan el acceso al divorcio con las nuevas tasas judiciales? ¿Con qué cara van a mirar a la familia de la próxima muerta?

Porque la violencia machista -ni doméstica, ni en el ámbito familiar, porque nos concierne a todos y todas-, puede ser psicológica y física, pero también sexual, reproductiva y económica. Tal vez sea esta última, la violencia económica, la que se esté acentuando por la situación de crisis a la que nos han llevado, ya que la tasa de paro sigue siendo más alta en mujeres y las posibilidades de tener una vida después del verdugo son menores. Una violencia que no la ejerce una sola persona, un marido o un ex novio, sino toda la sociedad. ¿A quien recurrir cuando los últimos años todo tu dinero ha sido gestionado por ese mismo que te despreciaba, ese mismo al que tenías que mendigar tu salario hasta para tomarte un café? ¿A tus familiares, muchas veces ya ocupados en ayudar a otro miembro? ¿A la administración? ¿A las ONG cada vez con más demandantes y menos recursos?

Señores de las campañas institucionales: Háganos un favor y ahorren esfuerzos. Si quieren ayudar (de verdad) a las víctimas de la violencia machista, ya saben cómo. Gracias.

Campaña de Amnistía Internacional contra de la impunidad de los crímenes machistas en la Justicia española: http://goo.gl/WCSla

Las tasas en Justicia, doble o nada

¿Cómo se puede garantizar que se cumple justicia cuando puede llegar a costar más recurrir una multa que pagarla sin rechistar? Es una pregunta retórica, lo sé. Nadie en su sano juicio entendería que apelar tenga un coste de 500 euros, una apelación 800 o un recurso de casación en el Supremo 1.200. Incluso en lo Social, dónde nunca antes hubo que pagar estas tasas. Sí que alguien lo entiendo, Gallardón, pero he preguntado por alguien en su sano juicio. Tanto es así que hasta cargos públicos de su partido han pedido a la Defensora del Pueblo que interceda al entender que es inconstitucional la medida. Un ejemplo sería Juan Carlos Castro Pombo, abogado y consejero del PP en Carballo (Coruña) que tacha a Gallardón como “el peor ministro de Justicia“. Lo cierto es que el ministro ha conseguido algo que nadie antes había logrado: unir a jueces, fiscales, abogados y secretarios judiciales contra una decisión del Ejecutivo.

Centrándonos en el ámbito laboral, muy de moda gracias a la reforma de la señora Báñez, estamos ente un claro caso de impunidad. Mientras que para un trabajador reclamar una indemnización por despido improcedente o un salario no cobrado, significará tener que adelantar de media 2.000 euros. Depende de lo que se esté jugando, tendrá que sopesar si su dignidad vale más o menos que el resto de sumar estas cantidades. Tendrá que decidir si salvar su honor si gana o endeudarse sin trabajo si pierde. Un todo o nada más parecido a un casino que a un país democrático y desarrollado. En cambio, para las empresas o los grandes capitales es pecata minuta. Ya lo es hoy día alargando los plazos hasta el máximo, recurriendo lo imposible y dificultando el cobro con sentencias firmes.

Gallardón participando en una campaña contra la violencia machista del anterior Gobierno del PSOE, con Bibiana Aído

Pero hay otro ámbito, en el que lo que estamos poniendo en riesgo no sólo es la justicia o la dignidad de las personas, sino su propia vida. Me refiero a la violencia machista. Me explico. Aunque no hay tasas para los casos penales, el primer paso para que una mujer maltratada pueda denunciar a su torturador es separarse de este. Y para eso sólo tendrá una opción: pagar. Teniendo en cuenta la dependencia económica a la que la víctima está sometida por su verdugo, le pregunto al señor Gallardón ¿cómo lo van a hacer? Ya sabemos que el ex alcalde de Madrid no es precisamente un impulsor de las medidas de igualdad y menos de la dignidad de las mujeres, pero esto les ha sorprendido hasta instituciones en las que gobiernas sus compañeras de partido: El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del poder Judicial ya denuncia las tasas como un bloqueo en la lucha contra esta lacra.

Que no hayan entrado en vigor por un motivo meramente logístico -no han llegado los formularios necesarios- no supone más que una derogación temporal, pero que da más tiempo a la presión social y a las instituciones competentes para parar este atropello a la igualdad de los ciudadanos.

Ejemplos claros de lo que antes era gratis y ahora no: http://goo.gl/mo0w9

Vídeo de Amnistía Internacional en el que una víctima de la violencia machista retrata su experiencia ante la falta de Justicia especializada: http://goo.gl/ErPDL