¿Transparencia? ¿Dónde?

A mi que Mourinho o Vilanova entrene a puerta cerrada me da igual, pero que gestionen nuestro futuro dándonos un portazo en la cara me indigna. Porque ya sabemos que los grandes acuerdos y negociaciones no son públicas, se hacen en los despachos de unos u otros, en restaurantes e incluso en spas de lujo en cumbres transcontinentales  Pero traer al presidente del Banco Central Europeo a Madrid, meterle en el Congreso, a que hable de nuestro rescate y decir que es ‘a puerta cerrada’ es insultarnos.

Mario Draghi
Mario Draghi

Eso es lo que ocurrirá el próximo 12 de febrero, cuando Mario Draghi acuda a la casa de la soberanía del pueblo español y echen a la democracia por la puerta de atrás. Es que eso de los ciudadanos se enteren de todo es muy feo. ¿Y si no les gusta lo que oyen? ¿Y si lo que dice Draghi no tiene que ver con lo que el Gobierno cacarea todo los días?

Sigue leyendo “¿Transparencia? ¿Dónde?”

Recargando con #eldíadelabestia

Ya lo dije en otro post, pero ir a las manifestaciones es la medicina perfecta a las horas de tortura que padecemos frente al televisión o el ordenador escuchando comunicados del Gobierno, declaraciones de los partidos o leyendo los nuevos recortes en derechos a los que nos someten. Frente a ese estado de depresión y desesperación, no hay nada como la energía de un cabreo masivo, el humor de los indignados y la sensación de que no estamos solos.

Ayer, una vez más, no me sentí decepcionada al ir a la manifestación contra el millonario rescate de la banca que se celebró en Madrid. No era una marcha más, ya que tenía un objetivo muy simbólico: asediar la sede de Bankia, las Torre Kío,en la Plaza  de Castilla de Madrid. En Barcelona ya lo hicieron con La Caixa y en otras luchas -como las de los saharauis en el Ministerio de Exteriores, por poner un ejemplo- también se acudió a la fuente del problema. Pero ayer, la cueva de Alí Baba y sus ladrones-consejeros, tenía un halo de maldad añadida.

Los convocantes quisieron hacer una metáfora entre un banco que deja a la gente en la calle cuando no pueden pagar su hipoteca y, por otro lado, nos pide ayuda a todos para salvar sus cuentas. Esa doble cara, esa falta de humanidad que también refleja la comedia satánica de Alex de la Iglesia en El Día de la Bestia. Para los despistados que no la hayan visto o que no identifiquen la geografía de Madrid añadiré que el objetivo del protagonista es dar con el lugar de nacimiento de Satán, que no es otro que las Kio en construcción.

A partir de aquí, el honor en la manifestación estaba servido. Un grupo de plañideras satánicas repetía consignas sobre Rato, mientras un falso sacerdote alentaba a los presentes a seguir “los designios del capital”, otros recordaban que la paz social se tambalea y otros gritaban convencidos que “esta crisis no la pagamos”. También hubo hueco para recordar a los mineros en lucha – “Madrid, obrero, apoya a los mineros”- y para impulsar una medida que pretende solidarizarse con su lucha paralizando el país mañana lunes.

Como madrileña, reconozco que me impresionó mucho ver Bravo Murillo cortado, Puerta Europa con miles de personas en lugar de coches y la rotonda de la Plaza Castilla invadida de gente, que se ayudaba ente si para subir. Más oxígeno llegaba a la hora de señalar con el dedo al pasar por un banco y gritar “culpables”, como así al enfrentarse a dos decenas de antidisturbios e invitarles a darse la vuelta y mirar hacia Bankia, porque allí es dónde están los ladrones y los delincuentes.

Noticia de la manifestación en Público: http://www.publico.es/espana/437228/los-indignados-continuan-su-asedio-a-bankia-la-cueva-de-ali-baba

Más movilizaciones en Portugal: http://www.publico.pt/Pol%C3%ADtica/cgtp-acusa-troika-de-agiotagem-durante-manifestacao-em-lisboa-1550671