Sida y recortes, una relación peligrosa

De día internacional en día internacional, y todos con el mismo trasfondo: la crisis económica como excusa barata para recortar derechos y golpear a los más débiles. Retroceder décadas y tirar miles de euros de inversión en prevención y erradicación de la desigualdad. Hoy hablo de sida, claro. Todos los medios resaltarán las cifras de nuevos enfermos, del índice de mortalidad, de los sectores más vulnerables. Pero a diferencia de otros años no resulta difícil encontrar referencias al porqué de los números alarmantes que este año: EFE habla de cómo el sida ha incrementado rápidamente en la Grecia de la crisis, El Mundo asegura que se ha reducido un 66% los presupuestos de las ONG que atienden a los enfermos y El Economista asegura que la crisis ha paralizado la investigación para hallar la vacuna.

imagen-xa-redes-sociales-1-dic-2012No son medios subversivos ni sospechosos de serlos, por lo que hace pensar que la realidad es tan dura que nadie puede taparla. Pero los recortes del Gobierno de Rajoy son mucho más dramáticos de lo que parece. Cierto es que recortar en prevención no deja ni a ricos ni pobres fuera de peligro, pero la peor parte se la lleva la asistencia social. Con la retirada de la atención sanitaria a los inmigrantes irregulares ya se hablaba de que la mortalidad podría llegar a niveles de los años 90, con 50 muertes directamente relacionadas con la medida. No sólo eso, sino que los nuevos contagios aumentarán entre un 10% y un 20% según el GESIDA (Grupo de Estudios de Sida) y también hay que hablar del paro.

Aunque hubiera un nuevo gobierno sensible con la enfermedad y con el ahorro -ya que es mucho más barato el tratamiento que paliar las complicaciones de la enfermedad-, tendrá difícil recuperar una batalla vital: el de la discriminación. Por un lado, la discriminación de haber nacido allí o aquí para poder recibir ayuda; por otro, si desaparece la información sobre el síndrome retorna la ignorancia sobre su contagio. Una ineptitud que llega hasta las instituciones, como el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, para el cual las personas con esta y otras enfermedades no tienen derecho a desempeñar un trabajo digno como el de taxista. ¿Cuál es su alternativa? ¿Esconderse y morir en la oscuridad? No lo permitamos.

Una vuelta al cole diferente

Este año a diferencia de los otros, los telediarios no nos incordian con reportajes absurdos de niños llorando a las puertas de los centros porque no quieren despegarse de sus papás, ni reencuentros de amiguitos en los recreos. Por suerte o por desgracia, las páginas de sociedad se han dado cuenta de la realidad y denuncian los recortes en el profesorado, la subida de tasas, la eliminación de becas, el empobrecimiento del sistema público y la subida del IVA en el material escolar. Incluso denuncian algo tan peligroso como jugar con la dieta alimenticia de los escolares.

Foto de familia en San Bartolo, Bajo Lempa

Considero que hay muchos medios (alternativos) que están informando muy bien de esta realidad y de luchando contra esta injusticia, por lo que me gustaría centrarme en otra vuelta al cole. La que viven muchos muchachos y muchachas que alguna vez tuvieron que abandonar el pupitre y que después de unos años, reúnen fuerzas para volver. Una situación que me encontré en prácticamente todos los colegios que recorrí este verano dentro del proyecto de AgaresoAsí suena el Lempa‘.

Fue el caso de Mirtala, una muchacha de 18 años que comparte pupitre con otros de 13 o 14 años. Una situación difícil para cualquier niño que por el simple hecho de perder un año al repetir pueden sentirse fuera de lugar. Pues en el caso de Mirtala, nada más lejos de la realidad. Está contenta de haber tenido una segunda oportunidad. De no tener que dejar de lado los libros por el cultivo de caña de azúcar, actividad de la que depende su familia para sobrevivir. Una oportunidad que no todos los escolares en el mundo tienen y que el Gobierno salvadoreño prioriza.

Aprovecho para presentaros a una ONG que trabaja justo al otro lado del globo, en India, procurando una educación de calidad a niños que el ejecutivo corrupto dio de lado. Se trata de Semilla para el Cambio, una organización que trabaja entre los slums de Varanasi para garantizar un futuro a más de cien niños y a sus madres, ya que también tiene programas para ellas. Os animo a echar un vistazo a su web.

Esenciales para la vida

Datos que podrían ser titulares: 350 medicamentos curan el 90% de las enfermedades. 2.000 millones de personas no tienen acceso a esos medicamentos llamados esenciales. 15 millones mueren por no tenerlos. De ellos, la gran mayoría son niños menores de cinco años. Mueren de diarreas por no tener sueros y de infecciones por no tener antibióticos. Detrás de esa falta de acceso están las patentes, el precios, la falta de distribución, de conservación, de diagnóstico, de educación para su uso correcto, pertenecer a un minoría, no disponer de formulaciones pediátricas, ser mujer, tener una enfermedad ‘olvidada’, los medicamentos falsos y un largo etcétera.

Esta es la denuncia de Farmamundi, una ONG con 34 proyectos en activo y presente en una docena de países, que ve como su actividad peligra por los recientes recortes en cooperación del Gobierno de Rajoy. Una actividad humanitaria cada día más necesaria y que necesita la ayuda de los medios de comunicación y de nosotros, los periodistas. No sólo para concienciar de las necesidades e injusticias, sino para visibilizar los proyectos que consiguen pequeños milagros, modestos éxitos.

 Para que esta alianza resulte lo mejor posible es fundamental conocernos. Que ellos sepan nuestras rutinas de trabajo y nuestras miserias. Y nosotros entendamos sus objetivos, su lenguajes técnico y el trabajo que hay detrás de cada campaña. Como la de Esenciales para la vida, de Farmamundi. Un resumen de las condiciones de acceso a medicamento y sus causas que han incorporado en una guía para periodistas, que presentamos hoy en toda España. Digo presentamos porque he tenido la suerte de que contaran con Agareso y conmigo para su presentación en Galicia.

En esta guía, de lectura y de consulta, resuelven dudas sobre la terminología, sobre siglas de organismos internacionales, dan cifras muy concretas y ayudan a planificar días internacionales. Además da la posibilidad a los periodistas de iniciarse en un término algo desconocido aún en esta profesión: la Comunicación para el Desarrollo. Una especialización que no tiene otro objetivo que el de apoyar las iniciativas de cambio social, garantizar que se oígan voces y discursos alternativos y hacer ver que otro mundo es posible. Sobre este punto saben más mis compañeros de Agareso, que imparten todos los años un Seminario sobre Periodismo Social y Cooperación Internacional.

Alemania pide asesoramiento (en Cooperación al Desarrollo)

Resulta que España es un país que en lo primero y en lo que más recorta es en Cooperación al Desarrollo. Resulta que las partidas más reducidas en los Presupuestos Generales del Estado es la Ayuda Oficial al Desarrollo. Resulta que intentan criminalizardola, asegurando que cualquier acción en el Exterior -incluída la actividad de las ONGD- tienen que pasar por el beneplácito del Ministerio de Exteriores. Y resulta que intentan tachar de ‘ineficaz’ o ‘innecesaria’ una cooperación descentralizada, como la de los ayuntamientos o las comunidades autónomas.

Todo esto en nombre de la crisis, claro. Porque durante los años de bonanza nadie dijo nada. En concreto en Galicia, se habló hasta de crear una Agencia de Cooperación Galega, similar al buen ejemplo de Cataluña, por ejemplo. Instituciones y redes que coordinaban esta acción y reforzaban los resultados. Algo por lo que lucha la Coordinadora Galega de ONGD y todas las organizaciones que la forman. Un plan que costará mucho recuperar.

Y en medio de todo este derrumbe y cuestionamiento, llegan instituciones alemanas y portuguesas y piden asesoramiento a las redes gallegas. Consejo para ser tan eficientes con los recursos como nosotros, para lograr tanto como nosotros. Una petición de apoyo que suena mejor que un premio. En concreto, un galardón del que puede presumir el Fondo Galego de Cooperación e Solidariedade, por sus 15 años de esfuerzo, superación y trabajo.

Reportaje sobre el proyecto ‘Redes para ou desenvolvemento’ en Praza Pública:

http://praza.com/movementos-sociais/877/galicia-exemplo-para-alemana-e-portugal-de-como-facer-cooperacion-descentralizada/

Proyectos de justicia social que no se podrán repetir

Muchos insinúan que los recortes a cooperación va a hacer que las ONGD ‘espabilen’ y no sean tan dependientes de los fondos públicos. Otros aseguran que España está bastante mal como para mejorar las realidades de nadie. Otros se excusan en que la Ayuda para el Desarrollo es imagen exterior y debería canalizarse toda a través del Ministerio para así prescindir de la cooperación autonómica o local. Errores.

El dinero de los Presupuestos Generales del Estado es de todos, al igual que el que se da a la Iglesia o a la Casa Real; no es lismona, es una deuda que tenemos con países más vulnerables por culpa de la Historia; las conexiones que se hacen a través de la ayuda exterior y la sensibilidad es diferente según comunidades y eso no debe perderse.

Así, con la percha de lo que los PGE repercutirán sobre la cooperación de la comunidad gallega, cuento un proyecto que practicamente nadie conoce, que implica la mejora de la vida de más de 20.000 personas y que difícilmente se volverá a repetir: Oxlajuj Tz’ikin en Guatemala.

Reportaje en Praza Pública