El Estado: enemigo de los menores víctimas de la violencia de género

Publicado en PUBLICOSCOPIA
Ángela González, victima de la violencia machista, muestra el dictamen de la ONU sobre el asesinato de su hija a manos de su maltratador
Ángela González, victima de la violencia machista, muestra el dictamen de la ONU sobre el asesinato de su hija a manos de su maltratador

Además trataba el tema de las reformas futuras y los coladeros actuales que permitían a jueces y juezas misóginos pasarse por la toga las recomedaciones de los expertos en violencia de género y ceder visitas y tutelas a padres maltratadores. Condenados, imputados e incluso en la cárcel por asesinatos machistas. Sobre este asunto ha habido novedades, ya que la propuesta del Gobierno a la Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia incluiría a los menores expuestos a la violencia machista como víctimas de esta lacra. Un intento de seguir juntando las piezas del puzle que completa el sistema patriarcal y sus efectos. ¿Pero de qué sirve que los menores sean considerados víctimas de la violencia machista si el Estado no hará nada para protegerles?

Sigue leyendo “El Estado: enemigo de los menores víctimas de la violencia de género”

La silenciosa tristeza africana

Amnistía Internacional

 

Artículo escrito por Christian Sellés, primer invitado en este blog 

África muere hambrienta, por enfermedades erradicadas en decenas de países desarrollados, por virus mortales que sólo encuentran escenario en alguno de sus países, en concertinas instaladas en vallas, en pateras que recorren kilómetros de mar hacia Europa. Y lo hace en silencio ante el desprecio de la comunidad internacional y alejada de los focos de los medios de comunicación.

140507-flotus-nigeria-girls-jms-1805_5a23934d2d30824e80eb93d42c2fad28Resulta ligeramente paradójico escribir un artículo sobre el silencio de los medios de comunicación y la pasividad de la comunidad internacional que sufre el continente africano cuando la atención se centra en Nigeria y en el secuestro de casi 300 niñas. Pero que esto suceda más de tres semanas después de esta acción del grupo terrorista Boko Haram no es casualidad, es síntoma de esa situación de olvido que padece África.

Sigue leyendo “La silenciosa tristeza africana”

Memoria, justicia y reparación

No es un título innovador el de esta entrada. La razón es porque nada en la lucha por la Memoria Histórica lo parece. No porque las víctimas no hayan probado a luchar por la verdad de todas las formas posibles, si no porque en los últimos cuarenta años poco se ha avanzado en la reparación de sus nombres. Por eso se pone en marcha por enésima vez un nuevo intento de unión.

La Plataforma por la Comisión de la Verdad contra los crímenes del franquismo presentó la semana una campaña para visibilizar el trabajo que el grupo de la ONU contra las Desapariciones Forzadas realizó en España. En concreto, se trató de comprobar que el Gobierno de España ha hecho todo lo que está en su mano por investigar qué fue de estas mujeres y hombres desaparecidos y presumiblemente ejecutados entre 1936 y 1975. Para ello, crearon este vídeo:

Además, FIBGAR y RISE crearon sendos informes que será escuchados por los miembros de la ONU con recomendaciones para Moncloa, por si realmente en algún momento se molestan en preocuparse por las víctimas.

El medio ambiente y los Objetivos del Milenio

Hace escasas horas, representantes de 130 países se reunían para firmar una nueva declaración de buenas intenciones que se quedaban en eso: intenciones. La diferencia con otras conferencias o reuniones multilterales es que, pese a los intentos, se ha oído las voces discordantes. En concreto, la de Bolivia. Casualmente, cuando el ministro boliviano de Medio Ambiente y de Agua, Felipe Quipse, tomó la palabra para criticar la declaración acordada, la traducción simultánea dejó de oírse.

Los hispanohablantes fueron los únicos que pudieron oír como Quipse denunciaba que ese compromiso de facilitar a la población el acceso al agua potable “por todos los medios apropiados” escondía una intención de abrir la puerta a la privatización de este recurso vital. “Bolivia no va a acompañar esta declaración porque no está de acuerdo con el contenido y como país tampoco hemos sido oídos en las observaciones que hemos realizado”, concluía el ministro boliviano.

Estos hechos me han hecho recordar los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio que la ONU fijó para 2015.  Es fácil imaginar la relación entre tener agua y erradicar la pobreza extrema, mejorar la sanidad de las comunidades deprimidas y la generación de riqueza. Pero muchos consideran un punto menor en el que se encuentra el propósito de acceder al agua potable: séptimo objetivo, garantizar el sustento del Medio Ambiente. Es fácil dejarse llevar por la urgencia del hambre y la enfermedad, pero sin educación, igualdad y crecimiento sostenibles estaríamos en un círculo vicioso de miseria eterno.

Por eso es vital que en el próximo encuentro de RÍO+20 y en otros encuentros supranacionales se tenga en cuenta informes como el de la propia ONU en el que se alerta de que dejar de lado los efectos del cambio climático y el crecimiento industrial insostenible retrasará la consecución del resto de objetivos. La pobreza volverá a ser extrema ante la vulnerabilidad de la población en los desatres naturales, la falta de justicia social ante las catástrofes medioambientales como la de Shell en África y el saqueo sin disimulo de las multinacionales por encima de los Derechos Humanos y las minorías.