Esenciales para la vida

Datos que podrían ser titulares: 350 medicamentos curan el 90% de las enfermedades. 2.000 millones de personas no tienen acceso a esos medicamentos llamados esenciales. 15 millones mueren por no tenerlos. De ellos, la gran mayoría son niños menores de cinco años. Mueren de diarreas por no tener sueros y de infecciones por no tener antibióticos. Detrás de esa falta de acceso están las patentes, el precios, la falta de distribución, de conservación, de diagnóstico, de educación para su uso correcto, pertenecer a un minoría, no disponer de formulaciones pediátricas, ser mujer, tener una enfermedad ‘olvidada’, los medicamentos falsos y un largo etcétera.

Esta es la denuncia de Farmamundi, una ONG con 34 proyectos en activo y presente en una docena de países, que ve como su actividad peligra por los recientes recortes en cooperación del Gobierno de Rajoy. Una actividad humanitaria cada día más necesaria y que necesita la ayuda de los medios de comunicación y de nosotros, los periodistas. No sólo para concienciar de las necesidades e injusticias, sino para visibilizar los proyectos que consiguen pequeños milagros, modestos éxitos.

 Para que esta alianza resulte lo mejor posible es fundamental conocernos. Que ellos sepan nuestras rutinas de trabajo y nuestras miserias. Y nosotros entendamos sus objetivos, su lenguajes técnico y el trabajo que hay detrás de cada campaña. Como la de Esenciales para la vida, de Farmamundi. Un resumen de las condiciones de acceso a medicamento y sus causas que han incorporado en una guía para periodistas, que presentamos hoy en toda España. Digo presentamos porque he tenido la suerte de que contaran con Agareso y conmigo para su presentación en Galicia.

En esta guía, de lectura y de consulta, resuelven dudas sobre la terminología, sobre siglas de organismos internacionales, dan cifras muy concretas y ayudan a planificar días internacionales. Además da la posibilidad a los periodistas de iniciarse en un término algo desconocido aún en esta profesión: la Comunicación para el Desarrollo. Una especialización que no tiene otro objetivo que el de apoyar las iniciativas de cambio social, garantizar que se oígan voces y discursos alternativos y hacer ver que otro mundo es posible. Sobre este punto saben más mis compañeros de Agareso, que imparten todos los años un Seminario sobre Periodismo Social y Cooperación Internacional.

Otro buen proyecto que desaparece

Otra vez la mala gestión financiera aparece en nuestras vidas. Reconozco que esta vez no me lo esperaba. Esta en un evento solidario, de convivencia, y de pronto allí apareció. Otra buena iniciativa que desaparece por la corrupción y la avaricia de unos pocos. Hablo del proyecto ‘El Mundo en tu Plaza’, de la Obra Social de la CAM. Se trata de un evento que reúne a muchas de las ONGD con presencia en una ciudad que dediquen esfuerzos a crear un mundo más justo. Durante una jornada, se desarrollan actividades, talleres y actuaciones para acercar a los ciudadanos de esa ciudad culturas como la senegalesa, la boliviana, la rusa o la india.

Fotos de Verónica y Jorge

Una iniciativa que tuvo éxito allí dónde pasó. En concreto, yo la conocí el pasado domingo día 20, cuando trece ONGD coruñesas se reunieron en los jardínez de Méndez Núñez. Solidariedade Internacional, Ecodesarrollo Gaia, Acoes o Ecos do Sur, entre otros, dieron a conocer su actividad a padres y niños. Talleres sobre responsabilidad medioambiental, sobre cultura africana, tatuajes de henna o puestos de comercio justo recibieron la atención de las numerosas personas que por allí pasaron.

Nada más terminar la jornada, tuve la oportunidad de hablar con uno de los responsables de la Obra Social de la CAM, quien organizaba el evento. Muy contento me contaba que él calculaba que entre 800 y mil personas pasaron por los stands. Una cifra muy satisfactoria para el tamaño de Coruña. La realidad llegó cuando le pregunté cuál sería la siguiente parada del evento. Ahí le cambió la cara. Resulta que Coruña fue su última ciudad.

Fotos de Verónica y Jorge

El presupuesto de la Obra Social fue uno de los primeros en verse afectado por todos los activos tóxicos y las deudas asumidas por la CAM de varios Gobiernos autonómicos. Decisiones políticas que ahora acababan con un proyecto que además de limpiar la cara a una caja más que desprestigiada, sí que tenía un provecho social. Como el coordinador aseguró, espero que esta crisis sólo sea una pausa en el camino de iniciativas que fomentan la convivencia de las distintas culturas y la solidaridad con proyectos de Coperación para el Desarrollo.

Reportaje sobre el evento para la ONGD participante Semilla para el Cambio:

http://www.semillaparaelcambio.org/web/2012/05/un-millar-de-personas-festejan-la-interculturalidad-en-a-coruna/

Las medidas “contundentes” de España: retirar la Ayuda al Desarrollo a Argentina

Hoy quería escribir sobre algo positivo, como la campaña Somos Así o el éxito del evento El Mundo en Tu Plaza que se desarrolló ayer en A Coruña. Pero no he podido. Tras un repaso por la prensa digital, he visto una noticia, la he reeleído y he buscado impresiones. A parte del nacionalismo barato de muchos pobres (en los dos sentidos) infelices, no he encontrado poco más. Me refiero al artículo de El Mundo en el que desvelan que España ha sacado a Argentina como receptora de la Ayuda Oficial al Desarrollo. Lo primero que se te viene a la cabeza y que el periodista anónimo ha reflejado es que hace un mes de la expropiación de YPF por parte del Gobienro de Cristina Fernández.

Debe ser a esto a lo que se refería el Gobierno de Rajoy cuando amenazaba a la presidenta argentina con medidas “claras y contundentes”.  Y tanto. Mientras todos pensábamos que era exagerado convocar una reunión de crisis con Exteriores e Industria por la expropiación de una empresa privada internacional como Repsol -con sólo el 25% de su capital a manos de inversores españoles y cuyos beneficios vuelan a paraisos fiscales- y que las represalias vendrían de la diplomacia y las cortes internacionales, el Gobierno español pensaba en el punto más débil de Argentina: los más de ocho millones de personas que viven por debajo de la pobreza.

Según el artículo de El Mundo, el Ministerio de Exteriores defiende que la medida de eliminar las ayudas al país americano estaba tomada antes de la polémica. Algo que podría ser verdad viendo que los fondos de cooperación de los Presupuestos Generales del Estado se han reducido un 54% en sólo un año. Imposible mantener la acción en el exterior de la AECID, de la veintena de ONGD que operan en Argentina y de los casi 90 proyectos de ayuda que se levan a cabo. Ahora le recuerdo sus propias palabras al señor Margallo para recordarle que la política exterior “consiste en la negociación y no en medidas arbitrarias” ante una decisión “discriminatoria”.

Aprovecho para invitaros a leer este post sobre la financiación de la AECID a la Fundación Repsol-YPF, de dónde he cogido prestada la imágen.

Proyectos de justicia social que no se podrán repetir

Muchos insinúan que los recortes a cooperación va a hacer que las ONGD ‘espabilen’ y no sean tan dependientes de los fondos públicos. Otros aseguran que España está bastante mal como para mejorar las realidades de nadie. Otros se excusan en que la Ayuda para el Desarrollo es imagen exterior y debería canalizarse toda a través del Ministerio para así prescindir de la cooperación autonómica o local. Errores.

El dinero de los Presupuestos Generales del Estado es de todos, al igual que el que se da a la Iglesia o a la Casa Real; no es lismona, es una deuda que tenemos con países más vulnerables por culpa de la Historia; las conexiones que se hacen a través de la ayuda exterior y la sensibilidad es diferente según comunidades y eso no debe perderse.

Así, con la percha de lo que los PGE repercutirán sobre la cooperación de la comunidad gallega, cuento un proyecto que practicamente nadie conoce, que implica la mejora de la vida de más de 20.000 personas y que difícilmente se volverá a repetir: Oxlajuj Tz’ikin en Guatemala.

Reportaje en Praza Pública

El Valedor do Pobo hace magia

¿Te imaginas pagar tus facturas con un 40% del presupuesto y que te sigan saliendo las cuentas? Imposible, ¿no? Eso es lo que me propone -a mí y a la Coordinadora Galega de ONGD– el Valedor do Pobo en respuesta a la denuncia que esta agrupación de asociaciones de cooperación y miles de personas hicimos cuando el Gobierno gallego decidió recortar en un 40% los fondos destinados a proyectos de desarrollo en el exterior. Como siempre, la respuesta llega tarde. Muy tarde.

Los presupuestos, que se anunciaron en julio, contradecían lo anunciado por el propio ejecutivo de Feijóo en el II Plan Director de Cooperación Gallega 2010-2013, cuyo objetivo era ir aumentando año tras años los fondos destinados a acabar con la pobreza y potenciar el desarrollo de los países más desfavorecidos. Más aún el Pacto Galego contra a Pobreza, que quería alcanzar el 0’7% en 2017. Buenas intenciones que no duraron ni un solo ejercicio, ya que el mismo año la Xunta no sólo no aumentó el importe sino que recortó un 18% el presupuesto. Esto, unido a la supresión de partidas, suma más de un 40% dinero menos para todos los proyectos a poner en marcha y los que ya lo estaban.

Es ahí cuando llega lo más sorprendente de la respuesta del Valedor do Pobo ante la denuncia de la Coordinadora. Esta institución -que en teoría defiende a ciudadanos de abusos gubernamentales- asegura que es “legítimo” y está “plenamente respaldado por la ley” que el Gobierno gallego incumpla su promesa y que esta decisión no afecta al “compromiso” del Ejecutivo autonómico del PP con la cooperación al desarrollo. Para justificar esta afirmación, el Valedor do Pobo despliega bolsas, convenios y subvenciones para demostrar que la reducción drástica de los fondos no perjudica a los proyectos a realizar.

No va a faltar dinero para los acuerdos alcanzado, pero hay un 40% menos del dinero acordado. Con un 60% del dinero, van a seguir financiando el 100% de los proyectos. Lo mires como se mire, solo se me ocurren dos opciones: O había más dinero del que se concedía o alguien miente y se verá afectado el compromiso para reducir la pobreza que todos los partidos políticos firmaron. Las ONGD nos lo contarán en su próximo resumen de cuentas, porque aquí sí encontrarás transparencia.