Palestina: “Noor le ha cambiado la vida a las mujeres”

Publicado en El Asombrario

Si tener un hijo con discapacidad ya es un reto para cualquier madre o padre, esto resulta una dificultad extrema si se vive en un campo de refugiados. Pero la unión hace la fuerza y en la asociación Noor del campo palestino de Aida en Belén lo saben. En este comienzo de curso, ‘El Asombrario’ estuvo allí para marcar cuáles son nuestras prioridades, las realidades que nos interesan y nos distancian de otros medios: para comprender la dureza de la vida de estas mujeres que viven sitiadas por los soldados israelíes.

Leer más “Palestina: “Noor le ha cambiado la vida a las mujeres””

Palestinian Animal League, cuando el rechazo a la violencia nos pone en el mismo bando

Publicado en Público.es

“Aunque lo que haga me parezca horrible, no puedo hacérselo ver. Si no, nunca más me recibiría ni podría ayudarles”, explica Ahmad Safi en inglés delante de un hombre de mediana edad que se decida a comprar y vender caballos y burros. Estos están en condiciones pésimas, con apenas agua para beber y con un escaso suministro de heno para comer.

Caballos de compra-venta. Fotografías: Francisco Javier MartínLas costillas de muchos de ellos evidencian que toman lo justo para seguir manteniéndose en pie bajo el sol abrasador de junio. “Al menos hemos logrado que acceda a que podamos verlos y ha puesto una láminas de uralita para las yeguas y los potros más jóvenes”. A Ahmad le acompaña Murad Mlehat, veterinario que examina a los caballos y comenta en bajo lo que viendo.

Leer más “Palestinian Animal League, cuando el rechazo a la violencia nos pone en el mismo bando”

Violencia institucional, aborto y menores

Publicado en Pubicoscopia

violencia_mujer_violacion_abortoNo me cansaré de decirlo: una de las peores violencias que se puede ejercer contra todas es la institucional. Y parece que el PP no quiere dejarme en evidencia y se esfuerza en demostrarlo semana tras semana. Hace apenas unos días, modificaban el anteproyecto de la ley de corresponsabilidad parental para introducir una excepcionalidad con la que posibilitan a los maltratadores a llegar a tener la custodia de los hijos. Una puerta cerrada en teoría en 2010, cuando una modificación en el Código Penal apoyaba la Ley integral sobre violencia contra la mujer para impedir que este caso se diera. Con dramáticos finales como el caso de los niños de Huelva y José Bretón en la memoria o el caso de Andrea que fue asesinada por su padre aprovechando una visita no tutelada, todos los sectores de la sociedad que se preocupan por el bienestar de los menores aplaudieron la medida.

Aunque en la realidad algunos de los jueces ‘insumisos’ de la ley integral se habían empeñado en usar estratagemas para acabar facilitando el acceso a los menores por parte de hombres imputados o condenados en firme por maltratar a la madre de los niños, la ley seguía apoyando a quienes denunciaban esta irregularidad a todas luces. Hasta ahora. El Partido Popular, que depende de cómo sople el viento, apoya o no las decisiones judiciales, ha iniciado un proceso para que estas estratagemas tengan apoyo normativo. Las contradenuncias de los maltratadores – que ponen al mismo nivel una brutal paliza de heridas defensivas que la víctima pueda generar a su agresor- y la presión de grupos de padres que piden la custodia compartida impuesta, ha hecho que se declinen por apoyar a estos y no a menores ni a sus madres maltratadas.

Leer más “Violencia institucional, aborto y menores”

#Las17: En la cárcel por no tener acceso a la sanidad y ser mujeres

El caso de #Las17 solo deja en evidencia que la negativa al aborto en El Salvador sólo genera vulnerabilidad de las mujeres y su criminalización

Publicado en Publicoscopia

foto1Guadalupe ha tenido esta semana toda la atención que en su vida ha tenido. Y puede que la suerte que no ha tenido nunca. Porque ha sido el azar lo que ha hecho que ella esté en la cárcel desde hace siete años acusada de homicidio. Cuando tenía 18 años se quedó en estado. No fue un embarazo al uso, ya que ni se desarrolló de forma normal ni la propia Guadalupe lo supo hasta que una noche, tras fuerte dolores y hemorragias, dio a luz a un feto sin vida. Esto ya de por si es una situación terrible para cualquier mujer, pero en el caso de Guadalupe no hacía más que empezar su infierno.

Leer más “#Las17: En la cárcel por no tener acceso a la sanidad y ser mujeres”

El problema de las mujeres afganas se encuentra en sus propias casas

Publicado en Publicoscopia

Presentación de 'Mujeres. Afganistán' en Madrid
Presentación de ‘Mujeres. Afganistán’ en Madrid

Puedes ser una política reconocida y respetada fuera, pero cuando entras en casa lo único que importa es servir a tu marido“. Así de dura es la realidad de las mujeres en Afganistán, como Azita Rafaat, ex parlamentaria. Desde Occidente seguimos pensando que el mayor reto al que se enfrentan puede ser trabajar fuera de casa o tener participación política. Sin embargo, Azita nos corrige: ella tuvo que llegar a un acuerdo con su marido para lograrlo. El lastre estaba dentro. Casada de manera acordada con un hombre analfabeto que ya tenía una mujer, tuvo cuatro hijas y recibió toda la presión social al no dar a luz a un chico. Su voz se escuchó en su comunidad defendiendo la educación de sus hijas y logró que llegara al Parlamento, logrando un asiento en la Cámara. “Incluso con pasaporte de diplomática por mi cargo -explica en un correcto inglés Rafaat-, tengo que tener la autorización para muchas cosas de mi marido, que firma con el dedo al no saber escribir”.

La historia de Azita y de muchas mujeres y niñas más nos la trae una periodista con agallas, Mònica Bernabé, y un fotoreportero sin pelos en la lengua, Gervasio Sánchez. Ellos dos han estado trabajando más de seis años el libro ‘Mujeres. Afganistán‘, que se complementa con una exposición de fotografías que actualmente está en Barcelona. “Estaría satisfecha si el verdadero problema de Afganistán se conociera y dejaran de preguntar sobre talibanes y burkas“, afirma Mónica Bernabé. Porque, como pudieron explicar los tres protagonistas, ya existían lapidaciones de mujeres adúlteras antes de que llegaran los pastunes, los muyahidines ya pisoteaban los derechos humanos antes de la guerra civil y los señores de la guerra siguen haciendo negocios con empresas occidentales.

Leer más “El problema de las mujeres afganas se encuentra en sus propias casas”