Lo que me construye como mujer: mis maestras

mujerHoy no es el Día de la Mujer, es el Día de la Mujer Trabajadora. ‘Es lo mismo’, dirán algunos acertadamente, ya que las jornadas laborales de las mujeres no acaban al llegar a casa. Seguimos así. Pero la decisión de quitar lo de ‘trabajadoras’ se me antoja un tanto manipulador. ¿Acaso suena muy sindicalista? ¿Acaso la diferencia entre sexos anula la diferencia entre clases? Está claro que la discriminación se vive en los diferentes estratos sociales, pero golpea más a las de siempre: las pobres.

Por eso, haciendo esta reflexión un 8 de marzo, no se me ocurre nada mejor que homenajear a las mujeres de mi casa, como dice Mónica Quesada. a las ancestras y maestras de mi vida, como dicen en la Revista Píkara. Y voy a incluir un hombre, el que me enseñó en su más amplio sentido la palabra respeto y la acción solidaridad.

Sigue leyendo “Lo que me construye como mujer: mis maestras”

¿Racista yo? ¿Machista eso?

Hace unos días que venimos viendo como el color y el origen de las personas determina para este gobierno lo que es una agresión y lo que no. En los sucesos de Ceuta -para incluir todo el circo ridículo a loas asesinatos-, se ha visto que si las concertinas no eran suficientemente disuasorias, para eso están los Guardias Civiles y sus armas. No sólo para expulsar a inmigrantes de manera ilegal, si no también para impedirles por todas las vías llegar a tierra. Si esto significa poner en riesgo su vida lanzándo pelotas de goma mientras intentan nadar, está incluido.

1392596543265Y así fue. 15 personas resultaron fallecidas. Asesinadas, por el sistema que les empujó a abandonar sus lugares de origen o por la Guardia Civil española. Eso lo tendrá que determinar un juez, que ya ha pedido grabaciones sin manipular de lo que pasó en la frontera. Mientras, el Gobierno sigue defendiendo estos métodos, apoyados en cómplices mediáticos que nunca se imaginó tener (exacto, hablo de El País). El éxodo obligado de personas pasa de ser un drama, a un peligro. Pero no, no somos racistas. Ni xenófobos. Qué va.

Sigue leyendo “¿Racista yo? ¿Machista eso?”

Llegó el día: ya no tengo derecho a decidir

267275_474002832631081_1825053547_nRealmente estaba esperanzada en que no llegaría este día, pero no fue así. Aún recuerdo que las primeras colaboraciones que hice para Praza Pública en 2012 ya fue sobre la contrareforma anunciada por Gallardón. Se titulaba “Una mala reforma da lei podería traer de novo os abortos clandestinos“. Algunos de los médicos de clínicas abortivas destacaban que lo primero que harían sería dificultar el acceso a la intervención subvencionada por dinero público. Una especie de privatización que traería consigo lo de hace 30 años: las ricas se iban a Londres y las pobres se arriesgaban en casa.

Además de esto, los médicos estaban preocupados por si se volvía a la ley de supuestos, que obligaba a la mujer a mentir. La mayoría de los abortos se situaban en el supuesto de la salud de la madre. Salud física y mental, por lo que muchos médicos marcaban esta última casilla y las mujeres tenían que pasar por locas, deprimidas o vete a saber que más. No había una casilla de ‘soy adulta y yo decido qué pasa en mi cuerpo’. Volver a mentir, era el gran miedo. Pues se quedaron muy cortos. Resulta que la salud del feto tampoco importa. Ni una vida de sufrimiento por as malformaciones con las que pueda nacer.

Sigue leyendo “Llegó el día: ya no tengo derecho a decidir”

Igualdad de género, la única solución

mulleresDurante toda la semana pasada y especialmente hoy estaremos escuchando y leyendo cientos de cifras: el número de víctimas mortales, el número de denuncias, las agredidas, los niños amenazados, el número de denuncias retiradas, el porcentaje de asesinadas que habían o no denunciado, etc. Pero hay cosas muy difíciles de cuantificar que saldrán menos o no saldrán: la violencia del dinero, de no poder separarte porque careces de recursos económicos, porque se han recortado las ayudas, han cerrado centros de acogida, han limitado los recursos de prevención, han reducido los escoltas, porque tu familia está en paro y tampoco puede hacer frente a más bocas.

Contra esta violencia -que no es otra, es la misma- lucharon las mujeres de la asociación Vela-luz, que llegaron a estar un mes en huelga de hambre. Contra la violencia laboral luchan desde sindicatos como CNT, para que deje de ser barato despedir trabajadoras, embarazadas o que deje de ser normal que las mujeres cobremos un 25% menos que un hombre en el mismo puesto. Contra el acoso callejero, contra el acoso sexual en el hogar, contra el lenguaje machista, contra los roles impuestos machistas. Contra la masculinidad única, agresiva e insolidaria. Contra todo esto luchan grupos como la Fundación Aspacia, Asoc. Nós Mesmas, medios como la Revista Píkara o Cuarto Poder, la Marcha Mundial das Mulleres, proyectos como Mujer (es) Mujer, agrupaciones de hombres por la Nueva Masculinidad y blogs por la igualdad como Piper Txuriak.

Miles de personas organizadas que luchan para que todos los días sena 25 de noviembre y que se rompa el silencio y la indiferencia. ¿Por qué nos indignamos con los desahucios o con los recortes en Educación y no lo hacemos cada vez que un hombre y esta sociedad asesinan a una mujer?

Vídeo de Feminicidio.net y Alianza por la Solidaridad

Mujer, pensionista y nacida en guerra, el perfil de la salvación de miles de familias

Lourdes con una de sus hijas. Cruz Roja
Lourdes con una de sus hijas. Cruz Roja

“Yo nací en el año de la guerra, pero me parece que ahora va a haber otra guerra. yo no la veré, pero está muy cerca de nosotros”. Lourdes tiene 76 años y esto es lo que opina de los recortes y la brutal crisis que está sufriendo el ciudadano medio en España. Algo que no llamaría la atención si no fuera porque esta ourensana crió a ocho hijos y mantiene ahora a dos de ellos con los escasos 500 euros que cobra de pensión. “Yo ya pasé hambre cuando era pequeña. pedíamos en las puertas. Y ahora vamos a Cáritas y a la Cruz Roja. Ahora hay que volver a pedir, pero como quiten los subsidios y las ayudas no sé que va a ser de nosotros”.

Sigue leyendo “Mujer, pensionista y nacida en guerra, el perfil de la salvación de miles de familias”