Día de los Derechos Animales: dar voz a quién no la tiene

Publicado en Publicoscopia

Dar voz a quienes no la tienen. Ni voz, ni derechos, ni capacidad de defenderse. Pero sí que tienen emociones y sentimientos. Por eso, centenares de activistas se concentraron el pasado sábado en la Puerta del Sol de Madrid para celebrar el Día de los Derechos Animales. Una conmemoración que se celebra a nivel internacional desde 1997 y que laONG Igualdad Animal celebra en este enclave tan importante de la capital desde 2008. Como en aquella primera vez, los activistas muestran el cuerpo o os retratos de víctimas de los humanos, en sus múltiples expresiones.

Ecoterrorismo: una nueva forma de criminalización social

Reportaje publicado en Revista Rambla, en Praza PúblicaAgareso (gallego)

Mientras en EEUU los activistas por los derechos de los animales están en el top ten de los criminales más buscados, en España la nueva mal llamada Ley de Seguridad Ciudadana busca amedrentar a los movimientos sociales de toda índole

Igualdad Animal¿Se imaginan que entre los criminales más perseguidos en España estuviera un sicario, un miembro de ETA y un activista por los derechos animales? Y si les digo que este último no se le acusa de ningún delito de sangre, ¿más raro aún verdad? Pues esto es lo que ocurrió en EEUU en 2011. Después de la muerte de Bin Laden, el FBI ascendió al tercer puesto a Daniel Andreas San Diego. Se le acusaba de dos atentados contra empresas de biotecnología, acusadas de crueldad animal en sus experimentos y pruebas. Las dos explosiones sólo generaron ‘daños menores’ y fueron reivindicadas por la Célula Revolucionaria de la agrupación Animal Liberation Brigade (Brigadas de Liberación Animal) a través de un mail. El propio FBI reconoce que la vinculación entre esos atentados y San Diego no está probada.

No sólo eso, San Diego fue considerado el primer ‘terrorista doméstico’ en ser incluido en la lista de los Diez más buscados. Muy por delante de otras personas acusadas de asesinato, violación, pedofilia, crímenes en serie, etc. Entonces, ¿a qué se debe esta decisión? Los activistas por los derechos animales y los ecologistas estadounidenses consideran que no se trata de nada más que de defender los pingües beneficios de las industrias que su activismo hace peligrar: peletera, cárnica, farmacéutica, cosmética, alimentación, etc.

Sigue leyendo “Ecoterrorismo: una nueva forma de criminalización social”

Las calles son nuestras (diga lo que diga Interior)

No sé si es un cambio personal, una evolución de la edad o un nuevo paso social, pero mi valoración de las manifestación v cambiando. Antes, cuando estaba en el Consejo Escolar de mi instituto, formaba parte del Sindicato de Estudiantes o en los grupos de actuación ya en la facultad, el objetivo de las manifestaciones era convocar a muchas personas, que sean muy activas y reivindicativas y que esa convocatoria generara nuevas acciones. Ahora no es estos deseos hayan dejado de existir, sino que se han unido nuevos. Como que cada vez que vaya a una manifestación vea más caras nuevas.

Coruña no es la ciudad que más se lance a las calles a defender o exigir algo. Ni de lejos. Por eso, cada vez que había una concentración o una sentada, por ejemplo, eramos los mismos los que aparecíamos por la plaza. Era como estar en casa, pero la mayoría de las veces eran más los que miraban que los que protestábamos. Por eso, el día de la Huelga General marcó un hito para mi. Era jueves y no se veía el final de la manifestación. A mi lado había jubilados y al otro, familias con hijos. Personas con perfiles muy diferentes unidos por una situación: el desempleo, los recortes sociales y la crisis como excusa.

Las manifestaciones siguientes fueron de menor intesidad, pero valoro muy positivamente que esa variedad de perfiles se mantuvo. Incluso en la del pasado sábado, el 12M, en el que se celebraba el aniversario del 15M. La Marea Verde educativa, funcionarios, sanitarios, jóvenes parados, hipotecados, abucheando juntos a las entidades bancarias al grito de ‘No es una crisis, es una estafa”. Así, hasta llegar a María Pita. Allí ocurrió lo que más valoro de la manifestación. Dos mujeres de no menos de 70 años se acercaron a mi a preguntarme que era aquello. Les expliqué y me dijeron: “Ya era hora que los jóvenes peleéis y no dejéis que volvamos al pasado”. Con una sonrisa le indiqué que aquel movimiento era de todos y que ellas también podían participar. Se miraron la una a la otra y allí fueron, a la mesa del 15M a apoyar con su firma la iniciativa popular de la dación en pago.

Actualizo con la pequeña crónica que hice para Agareso y os invito a visitar el especial que hicieron el resto de voluntarios:

http://www.agareso.org/gl/reportaxes/item/927-especial-15m-o-movemento-recupera-o-alento-no-seu-aniversario