¿Quién quiere al perro de caza?

Publicado en Dispara Mag. Por Laura L. Ruiz y Elisabeth Menor Natal

manifestacion lobo Frasco
Fotografía de la manifestación en favor del lobo. Autor Fran Martín

Soy cazador y amo a mi perro”. Con este título, Melisa Tuya arrancaba un artículo en el que se dirigía a aquellos cazadores que cuidan y tienen en buenas condiciones a sus perros, para que vigilen y denuncien los casos de maltrato o abandono que observasen. “Jamás entenderé que se disfrute disparando a un animal con algo que no sea una cámara de fotos, pero quiero creer que son sinceros y que tienen a sus perros como yo tengo a los míos, viviendo con ellos en su casa, formando parte de la familia; recibiendo solo buen trato y educación en positivo; atendidos correctamente hasta el final de sus días, cuando ya llevan muchos años siendo perros viejos, incapaces de cazar”, decía Melisa. Pero ¿esta es la realidad de la mayoría de los perros usados en la caza?

Leer más “¿Quién quiere al perro de caza?”

La otra cara del Camino de Santiago

Publicado en El Cabalo de Nietzsche

El Camino de Santiago es un reclamo turístico del norte de España, parte de Portugal y parte de Francia, que atrae a millones de peregrinos de cientos de nacionalidades. La imagen que éstos se lleven a casa de su experiencia es vital para que en la próxima temporada el éxito se repita, y sean muchos más los visitantes que activen la economía en las localidades por las que pasa. Una parte de ese éxito es que el Camino transcurra sin incidencias, justo lo contrario que ocurre cuando te encuentras un perro abandonado.

Erika, una italiana que hizo el recorrido en abril junto a unas amigas, recuerda que encontraron a una cachorrita sola. Su primera reacción fue llamar a la policía. “Me dijeron que en ese momento iban a comer y que no tenían tiempo para perros”, recuerda. Después llamaron al refugio de animales de Santiago de Compostela y obtuvieron otra negativa. “Nos dijeron que tenían muchos perros y que no había sitios para otros más”, explica Erika.

Xavi tuvo una experiencia similar a ocho kilómetros de Arzúa, en A Coruña. Allí encontró a un perro al que casi atropellan y que según el propio peregrino “apenas podía moverse”. Cuando se le pregunta quién le ayudó, se muestra decepcionado. “Me ayudaron, dándome comida y una cuerda, otros caminantes que había conocido. Los aldeanos de la zona solo respondían ‘tengo prisa’, ‘voy al trabajo’ o ‘qué va a ser mío ese perro’. Llamé tres veces a Protección Civil y me dijeron que ya venían. Pero estuve cinco horas esperando allí y no apareció nadie”. Finalmente, como en el caso de Erika, Xavi se lo comentó a un amigo y juntos encontraron APACA por internet.

Leer más “La otra cara del Camino de Santiago”

Maltrato animal, a la vuelta de la esquina

 

Estreno colaboración en Dispara, un magazine digital nuevo con una sección dedicada a los Derechos Animales y la ecología. 

photo_by_ryal_albrey_cc

Cuando pensamos en el maltrato animal parece que siempre consiste en barbaridades que nunca toleraríamos si estuviéramos cerca de ellas. Damos por hecho que solo se producen lejos, en lugares ajenos, fuera de nuestra vista. Pero a veces, muchas veces de hecho, el maltrato está a la vuelta de la esquina. De forma literal. Nos levantamos por la mañana con la noticia de que la OMS confirma que la carne roja y los productos cárnicos procesados aumentan las probabilidades de padecer cáncer. Pensamos en nuestra salud, en otras cosas perjudiciales y vemos los memes que han hecho con la noticia estrella. Lo que ocurre antes de ese procesamiento no está ni en nuestras consideraciones ni en la noticia. Los mataderos son lugares aislados, inaccesibles, no va con nosotros. Otra noticia, la de que por primera vez en España ha ingresado en prisión un condenado por maltrato animal, altera nuestra tranquilidad. El acusado mató a su caballo a golpes por no correr bien en una carrera. Los comentarios en las redes sociales son similares: gente horrorizada por la crueldad, el sadismo y la brutalidad con la que mató al equino. Como si hubiera formas ‘dulces’ de matar a alguien. De nuevo, una noticia que nos deja ‘a salvo’ del maltrato animal, porque se produce a cientos de quilómetros, en ambientes alejados de las grandes ciudades. Pero vuelvo a mirar al otro lado de la esquina y lo que encuentro no es mucho mejor.

Leer más “Maltrato animal, a la vuelta de la esquina”

Hemos fracasado

Publicado en Publicoscopia

Es cierto que aún quedan unas horas para el fatal desenlace, pero hemos fracasado. Es cierto que el sábado se abarrotó Madrid para pedir el fin de una vergüenza nacional, pero hemos fracasado. Es cierto que cada día hay más personas que luchan por el fin de la violencia, pero YA hemos fracasado. No es que haya perdido un bando y ganado el otro, es que hemos fracasado todos y todas. Un país que necesita que cientos de miles de personas sigan movilizándose para impedir que un animal sea masacrado en el festejo llamado Toro de la Vega, es un fracaso como sociedad.

image

¿Cómo es posible que una tradición propia del Medievo continúe? ¿Cómo es posible que convivan personajes siniestros como los lanceros de Tordesillas con valores recogidos en los Derechos Humanos o en la Constitución como la solidaridad, la paz y la empatía? El derecho a vivir sin violencia es uno de los pilares de los Derechos Humanos. Esto significa no solo que tenemos derecho a no ser agredidos, amenazados o insultados, si no que tenemos derecho a vivir en un entorno sin violencia. ¿Cómo le explicamos este derecho a los niños de Tordesillas cuando están expuestos año sí y año también a un espectáculo tan sangriento como este?

Y es más, ¿cómo se lo explicamos a los niños y niñas que son inscritos en cursos de tauromaquia, que son llevados por sus padres a las plazas de toros, a las becerradas, que presencian como a cientos de animales en los festejos son perseguidos, ahogados, desangrados, degollados o prendidos fuego durante el verano? ¡Santa fiesta!

Es incompatible la educación en valores de respeto y tolerancia de los niños y niñas con las escenas dantescas que en pleno siglo XXI estamos obligados a contemplar e incluso a subvencionar. ¿Cómo es posible que aún tengamos que estar reclamando que no se financie con nuestros impuestos la tortura de una animal indefenso?

image

¿Cómo es posible que lo llamemos ‘polémica`? ‘Escándalo’ es la palabra. Un escándalo que traspasa fronteras y nos convierte en blanco de las críticas de miles de turistas que se marchan de España con una imagen nefasta. Escandalizados, una vez más, por comprobar que no hemos avanzado. Que, en muchas ocasiones, somos una sociedad que se niega a evolucionar. Estamos muy preocupados de los marcadores económicos y de la imagen que da la ‘Marca España’ pero nos negamos a dar un paso adelante en el bien común de toda la sociedad.

Parece que no queremos ver cómo junto a estas ‘tradiciones’ sangrientas donde se celebra el desprecio por la vida de otros se están arrastrando y cebando otras ‘tradiciones’ oscuras de las que queremos desprendernos. Como el machismo. No hace falta comentar que precisamente los insultos hacia las activistas antitaurinas que cada año acuden a Tordesillas para evitar la matanza del toro con una reivindicación de misoginia y apología de la violencia machista, pero sí que es necesario resaltar que la violencia genera más violencia. Que si no sientes empatía por un animal, es muy probable que acabes no teniéndola con un igual de tu misma especie. O que incluso, como ocurre con el machismo, ni siquiera veas a una persona de otro sexo, religión o etnia como un igual.

Por que avanzar es algo bueno para todos y todas. No solo para los animales, si no para la conviviencia pacífica y sostenible de las sociedades. Está en nuestra mano que la célebre frase del filósofo alemán Schopenhauer deje de tener sentido: ‘El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales’.

¿Para cuándo un zoológico ético?

Publicado en Publicoscopia

México será el primer país en poner en marcha la propuesta Zoo XXI, un nuevo modelo educativo, científico y libre de sufrimiento animal. Se espera que Barcelona sea la siguiente.

En ese sitio maldito donde habita la tristeza” reza el título de un libro donde comenta y compara las situaciones de privación de la libertad, el castigo y el aislamiento que humanos y animales pueden llegar a sufrir. Cárceles las llamamos en un caso, y zoológicos, acuarios o safaris en otro. Si los primeros lugares ya están en entre dicho por incumplir en muchos casos su principal objetivo -la reinserción de los individuos-, los segundo están aún más en entredicho. Mientras en uno el humano está dentro por cometer un delito, en el segundo es la mala suerte su única sentencia. Estar en un mal sitio, pertenecer a una especie desafortunada o por el capricho de una persona.

Situaciones como la del oso polar Arturo en el zoológico de Mendoza (Argentina) abrió los ojos de muchas personas sobre el estado en el que vivían estos animales. Arturo en concreto, estaba muriendo debido a estar en un situación para la cual no estaba preparado su organismo. ¿Un oso polar a 40 grados? ¿Qué tipo de mente puede creer que esta situación tiene beneficios educativos o divulgativos para los niños? Esa es una de las claves de los defensores de los zoológicos y acuarios: facilitar a los más pequeños que vean animales salvajes. ¿Pero realmente alguien cree que el comportamiento de una orca en una piscina minúscula es la misma que tendría en el océano? Es lo que ocurrió en el caso de Tilikum, una orca que fue capturada, encerrada y hostigada lo que hizo que se volviera extremadamente agresivo y se viera involucrada en la muerte de tres personas en 2010. El documental “Black Fish” cuenta el caso y reflexiona sobre las consecuencias del cautiverio en los grandes seres marinos.

Leer más “¿Para cuándo un zoológico ético?”