Charlie Hebdo: Mordaza o sangre

Publicado en Publicoscopia

B6wu_sGIQAA2XzWDecía Stéphane Charbonnier, director de Charlie Hebdo, en una entrevista a El Mundo que “había que elegir entre la libertad de expresión y la de circulación. Yo elegí la primera”. Muy rotundo Charbonnier, asesinado esta mañana en el atentado contra el seminario en París, ya advertía que la mayor de las consecuencias de las amenazas islámicas radicales o de la salvaje publicidad – si hablas de tal tema, no invertimos en tu diario- es la autocensura. Un camino que ya hace tiempo eligieron muchos de los grandes medios de comunicación masivo. Ellos no esperaron a ver cómo sus vidas corrían peligro -como sí que hacen los freelance, las revistas satíricas o los periodistas locales que ayudan a corresponsales extranjeros – para desmarcarse de la objetividad, el interés ciudadano y la verdad. Asesinaron la libertad de prensa, como ahora los radicales intentan hacer contra quienes la ejercen.

Mordaza o sangre. Son muchas las vías para hacer callar a medios, que no hablen sobre ciertos temas o que lo hagan de una manera u otra. Hoy han asesinado a al menos 12 personas, a punta de armas automáticas, y otras cuatro se debaten entre la vida y la muerte mientras este texto se escribe. Entre ellos, además del director, otros tres dibujantes: Cabú, Wolinski y Tignous. Sus caricaturas levantaron ampollas, pero sobre todo sarcasmo, risas y crítica social. Una forma de plantearse la actualidad que no hace otra cosa que enriquecer y expandir la palabra democracia.

Sigue leyendo “Charlie Hebdo: Mordaza o sangre”