Galicia no es taurina

Publicado en El caballo de Nietzsche, de ElDiario.es

“¡Que lástima de bois!”. Más de 80 años han pasado de esta afirmación de  Castelaoen una estampa donde un hombre mostraba su incomprensión ante un cartel que anunciaba una corrida de toros. Una ‘fiesta’ que no llegó a calar en la cultura gallega, lo cual se demuestra ante la paupérrima afición taurina que existe en Galicia. De hecho, a fecha de hoy solo queda una feria taurina en toda la comunidad autónoma: la de Pontevedra. El pasado fin de semana se vivió en esta ciudad, un año más, la división en la sociedad sobre un tema como la tauromaquia. Mientras en la plaza se preparaban para celebrar la segunda tarde de toros -la primera fue el día 7 y la tercera el domingo 14-, decenas de personas se agolpaban en las calles de la capital pontevedresa para decir ‘no’ a las corridas.

Manifestación contra la tauromaquia celebrada en Pontevedra el pasado 13 de agosto. Foto: colectivobritches.com

Manifestación contra la tauromaquia celebrada en Pontevedra el pasado 13 de agosto. Foto: colectivobritches.com

Sigue leyendo “Galicia no es taurina”

¿Para cuándo un zoológico ético?

Publicado en Publicoscopia

México será el primer país en poner en marcha la propuesta Zoo XXI, un nuevo modelo educativo, científico y libre de sufrimiento animal. Se espera que Barcelona sea la siguiente.

En ese sitio maldito donde habita la tristeza” reza el título de un libro donde comenta y compara las situaciones de privación de la libertad, el castigo y el aislamiento que humanos y animales pueden llegar a sufrir. Cárceles las llamamos en un caso, y zoológicos, acuarios o safaris en otro. Si los primeros lugares ya están en entre dicho por incumplir en muchos casos su principal objetivo -la reinserción de los individuos-, los segundo están aún más en entredicho. Mientras en uno el humano está dentro por cometer un delito, en el segundo es la mala suerte su única sentencia. Estar en un mal sitio, pertenecer a una especie desafortunada o por el capricho de una persona.

Situaciones como la del oso polar Arturo en el zoológico de Mendoza (Argentina) abrió los ojos de muchas personas sobre el estado en el que vivían estos animales. Arturo en concreto, estaba muriendo debido a estar en un situación para la cual no estaba preparado su organismo. ¿Un oso polar a 40 grados? ¿Qué tipo de mente puede creer que esta situación tiene beneficios educativos o divulgativos para los niños? Esa es una de las claves de los defensores de los zoológicos y acuarios: facilitar a los más pequeños que vean animales salvajes. ¿Pero realmente alguien cree que el comportamiento de una orca en una piscina minúscula es la misma que tendría en el océano? Es lo que ocurrió en el caso de Tilikum, una orca que fue capturada, encerrada y hostigada lo que hizo que se volviera extremadamente agresivo y se viera involucrada en la muerte de tres personas en 2010. El documental “Black Fish” cuenta el caso y reflexiona sobre las consecuencias del cautiverio en los grandes seres marinos.

Sigue leyendo “¿Para cuándo un zoológico ético?”

Cadenas permanentes, jaulas invisibles

11117397_10204193506386009_1819258606_n

Artículo publicado en El Caballo de Nietzsche

Crean una web para denunciar casos de perros permanentemente encadenados

Su vida se desarrolla en un pequeño espacio. Aunque alrededor tienen mucho patio o incluso hectáreas de campo, solo se pueden mover entre tres o cuatro metros en cada sentido. En ese espacio tienen (cuando lo tienen) su cuenco de agua, su comedero, su lecho y el lugar donde se ven obligados a hacer sus necesidades. Están atados con una cadena al cuello durante 24 horas. Esta es la vida de Lúa, Pancho o Pirri. Perros y perras que, aunque tienen familia, no tienen un hogar. Se trata de una práctica común, sobre todo en el mundo rural, donde algunas personas piensan que esa es su “utilidad”: vigilar una finca, advertir de los extraños o simplemente estar en el patio.

“Queremos visibilizar que eso es maltrato contra los animales, que es un hecho denunciable y que como sociedad debemos rechazarlo”, explica Rubén Pérez, portavoz en Galicia de  Libera!, organización que junto a la  Fundación Franz Weber ha puesto en marcha la campaña Sen Cadeas’ (Sin Cadenas). Se trata de una web donde cualquiera que vea esta situación puede contarlo, indicando el lugar exacto, añadiendo fotos y dando el mayor número de detalles. Aunque Libera! pide los datos del denunciante, se trata solo de una medida para evitar falsos avisos y nunca se trasmitirán a terceros. Algunos acabarán en denuncia formal ante los tribunales y otros, en un aviso por carta al propietario legal con consejos para que mejore la situación y calidad de vida de su perro, pero todos se reflejarán en el mapa de la vergüenza y los malos tratos de la web.

Sigue leyendo “Cadenas permanentes, jaulas invisibles”

Abolición: la batalla desde Bruselas

image

¿Cómo puede el Parlamento Europeo ayudar a acabar con las corridas de toros? Esa era la pregunta con la que la eurodiputada del BNG Ana Miranda empezaba una conferencia en Coruña promovida por la plataforma Galicia Mellor sen Touradas y la asociación animalista Libera. Al margen del debate de los derechos de los animales y otras razones por la que estar en contra de esta actividad, está el desconocimiento de los ciudadanos de por qué siguen existiendo las corridas. “Es impensable para un holandés o un belga que sus impuestos estén financiando la tortura de toros en España, Francia o Portugal pero eso está pasando”. Así se refería la nacionalista a los fondos Feder y otras partidas que se destinan a la agricultura en la eurozona y que acaban en manos de los ganaderos taurinos.

Ana Miranda, junto a otros políticos europeos, forma parte de la Alianza Libre Europea dónde, entre otros asuntos, quieren acabar con las subvenciones taurinas. “No son espectáculos rentables. Si les quitan el dinero público desaparecerán”, asegura Leonardo Anselmi, antiguo portavoz de la plataforma Prou! que logró la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. “Yo era el primero que les decía a los taurinos: si renuncias a las subvenciones, retiramos la ILP. No hacía falta más”, asegura Leo, actual director de la Fundación Franz Weber. Pero se llevó a delante, se votó y ganó la sensibilidad por los animales a argumentos tán débiles como la ‘libertad’ de los toreros, la supuesta falta de sufrimiento por parte del toro o la pérdida de puestos de empleo. “Sólo son 2.000 las personas relacionadas con esta actividad y tan sólo cuatro o cinco familias las que se lucran”, indica Ana Miranda, que explica que a veces un mismo propietario se embolsa millonarias subvenciones al cobrar por cada propiedad diferentes ayudas y al ser todas compatibles.

También presente en la conferencia está varios miembros de la plataforma portuguesa Basta de Touradas. Lo primero que hace Rui es explicar en qué consisten realmente las llamadas ‘corridas portuguesas’. Aunque a simple vista puedan parecer menos crueles que las españolas -dónde se da muerte al toro en la misma plaza y se pasea sus orejas amputadas o el rabo-, los espectadores portugueses no ven lo que pasa el toro cuando se van de la plaza. En Portugal también usan banderillas, por lo que después de la corrida se las sacan del lomo al animal cortando con un cuchillo toda la carne del animal, dejando heridas de 20 centímetros de diámetro que son cubiertas con sal, vinagre o cal viva. En esa situación tienen que esperar a ser sacrificados y como sólo hay un matadero autorizado a sacrificar a toros, pueden llegar a pasar tres días hasta que son llevados allí. Como dice Rui, la situación portuguesa solo protege de la tortura y el horror un actor sólo: al humano que no lo ve.

Por lo excepcional de la ILP catalana o la situación canaria -primera provincia libre de tauromaquia-, tanto la plataforma portuguesa, como la gallega como Miranda o Anselmi coinciden en que lo mejor es derrotar a los taurinos “por las orillas”. Además de lograr que se acaben con las subvenciones, se trata de romper con la insensibilización al que se enfrentan los niños en los círculos taurinos. “Hasta el PPdeG apoyó la idea de que los menores de 14 años no puedan acceder a las plazas de toros”, indica Rubén Pérez, portavoz de Galicia Mellor sen Touradas. “Y si los niños no pueden entrar, tampoco pueden verlo en la televisión, por lo que se censurarán las retrasmisiones en directo en horario infantil que ahora quieren volver a poner en las cadenas públicas” completa Rui.

Una estrategia que dejará sin nuevas generaciones a los taurinos, que agarran como un clavo ardiendo a la posibilidad de que el ministro de Cultura, Ignacio Wert, declare Bien de Interés Cultural estos ‘espectáculos’ para poder seguir recibiendo dinero público. “Pero en sitios como en Cataluña no se podría aplicar porque es ilegal”, resalta Leo. Así que solo les queda la UNESCO, pero por su propia historia -nunca protegió nada que implique maltrato animal- nadie espera que apoye una actividad tan polémica.