Galicia no es taurina

Publicado en El caballo de Nietzsche, de ElDiario.es

“¡Que lástima de bois!”. Más de 80 años han pasado de esta afirmación de  Castelaoen una estampa donde un hombre mostraba su incomprensión ante un cartel que anunciaba una corrida de toros. Una ‘fiesta’ que no llegó a calar en la cultura gallega, lo cual se demuestra ante la paupérrima afición taurina que existe en Galicia. De hecho, a fecha de hoy solo queda una feria taurina en toda la comunidad autónoma: la de Pontevedra. El pasado fin de semana se vivió en esta ciudad, un año más, la división en la sociedad sobre un tema como la tauromaquia. Mientras en la plaza se preparaban para celebrar la segunda tarde de toros -la primera fue el día 7 y la tercera el domingo 14-, decenas de personas se agolpaban en las calles de la capital pontevedresa para decir ‘no’ a las corridas.

Manifestación contra la tauromaquia celebrada en Pontevedra el pasado 13 de agosto. Foto: colectivobritches.com

Manifestación contra la tauromaquia celebrada en Pontevedra el pasado 13 de agosto. Foto: colectivobritches.com

Sigue leyendo “Galicia no es taurina”

“La tauromaquia muere de sinceridad”

En el contexto de la visita de dos de los promotores de la ILP abolicionista catalana, la plataforma Galicia, Mellor sen Touradas organizó unas jornadas para valorar la primera iniciativa para pedir la prohibición de las corridas de toros en Galicia y las iniciativas ya en marcha para acabar con las subvenciones públicas. Anna Mulá y Leonardo Anselmi contaron a los asistentes la estrategia que en 2010 permitió liberar a Cataluña de estos espectáculos.

600794_560240720682475_609139274_nAnselmi respondió uno a uno a los argumentos empleados por los taurinos, como ‘el riesgo’ a que desaparezca el toro de lidia o el de no haber pedido la prohibición de los correbous. “El toro de lidia ni siquiera es una raza. No puede desaparecer algo que no existe. De todas formas, si tanto les importa este animal, ¿por qué no emplean todas las subvenciones que reciben para convertir las dehesas en santuarios?”. Respecto a otros espectáculos con animales, Anselmi se refirió a la gran diferencia entre las corridas de toros y estas tradiciones crueles. “La tauromaquia muere de sinceridad. Hay cosas, como la vivisección, que son aún más crueles, pero no se proyectan al exterior. Cuando conseguimos la ILP, casi nadie fuera de Cataluña conocía los correbous y después de eso conseguimos que al menos los regularan y limitaran”, responde.

Sigue leyendo ““La tauromaquia muere de sinceridad””

Las mentiras de la tauromaquia en Coruña

El pasado viernes comenzaron las corridas de toros que con la excusa de las fiestas de A Coruña, pero las mentiras del lobbit taurino y de los sectores que les apoyan empezaron hace meses. En primer lugar no puedo más que mencionar la promesa del ayuntamiento que aseguró que dada la crisis y los recortes en todos los aspectos sociales no iba a subvencionar este año la feria taurina con dinero público. Mentira. Lo único que hizo fue maquillar los casi 130.000 euros que en 2011 le proporcionaron al empresario como subvención directa a los 90.000 que le dieron este año de forma indirecta, entre cesión gratuita del Coliseum, acondicionamiento, servicios gratuitos de taquilla o aparcamiento o la asistencia gratuita de la banda municipal de música, entre otros.

Aún así, este dinero público, de todos, sólo cubre un 40% de las pérdidas que genera tres días de ‘festejos’. Durante los dos primeros días de la feria el aforo rozó la mitad, según los propios asistentes, y teniendo en cuenta que muy pocos de estos compraron entrada, los números no cuadran para los empresarios taurinos. Ese es el motivo que desde organizaciones como Galicia Mellor sen Touradas afirmen de forma rotunda que sin subvenciones públicas las corridas de toros en Coruña desaparecerían.

Vídeo de la Manifestación antitaurina en Coruña

Esta fue una de las consignas que se repitieron frente al despacho del alcalde Negreira, en la plaza coruñesa de María Pita, donde a todos los abolicionistas les esperaba una sorpresa mayor. La manifestación animalista no sólo tuvo que soportar las pruebas de sonido del escenario dónde cantaría más tarde Ana Belén, sino que coincidió con un desfile de aficionados a la guerra ataviados con sus mejores trajes y vehículos restaurados. Quitándo lo surealista del momento, con ciudadanos disfrazados de militares o de guardias civiles, no fue un problema hasta que aparecieron incluso la guardia napoleónica montada en caballos y comenzó algo parecido a una recreación de una batalla. Una suerte de disparos con pólvora, bombas de humo y estruendos insoportables hicieron que en un momento dado, los asistentes comenzaran a gritar ‘fuera’ y a pitarles.

Anécdotas a parte, el volumen de afluencia a la manifestación fue superior al de otras pasadas, con un millar de personas exigiendo que con su dinero no se financie la tortura animal. Una parte del éxito, además de la buena organización de Galicia Mellor sen Touradas se debió a la adhesión de muchos movimientos sociales –como Equo, BNG, PACMA, Esquerda Unida, Ecogaleguistas, Equoanimal o Gatocan entre otras- que coinciden con los abolicionistas en decir ‘A Coruña, sempre antitaurina’.

Sólo queda recordar que el próximo sábado, día 11 a las 20:00, la protesta abolicionista se traslada a Pontevedra.

Abolición: la batalla desde Bruselas

image

¿Cómo puede el Parlamento Europeo ayudar a acabar con las corridas de toros? Esa era la pregunta con la que la eurodiputada del BNG Ana Miranda empezaba una conferencia en Coruña promovida por la plataforma Galicia Mellor sen Touradas y la asociación animalista Libera. Al margen del debate de los derechos de los animales y otras razones por la que estar en contra de esta actividad, está el desconocimiento de los ciudadanos de por qué siguen existiendo las corridas. “Es impensable para un holandés o un belga que sus impuestos estén financiando la tortura de toros en España, Francia o Portugal pero eso está pasando”. Así se refería la nacionalista a los fondos Feder y otras partidas que se destinan a la agricultura en la eurozona y que acaban en manos de los ganaderos taurinos.

Ana Miranda, junto a otros políticos europeos, forma parte de la Alianza Libre Europea dónde, entre otros asuntos, quieren acabar con las subvenciones taurinas. “No son espectáculos rentables. Si les quitan el dinero público desaparecerán”, asegura Leonardo Anselmi, antiguo portavoz de la plataforma Prou! que logró la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. “Yo era el primero que les decía a los taurinos: si renuncias a las subvenciones, retiramos la ILP. No hacía falta más”, asegura Leo, actual director de la Fundación Franz Weber. Pero se llevó a delante, se votó y ganó la sensibilidad por los animales a argumentos tán débiles como la ‘libertad’ de los toreros, la supuesta falta de sufrimiento por parte del toro o la pérdida de puestos de empleo. “Sólo son 2.000 las personas relacionadas con esta actividad y tan sólo cuatro o cinco familias las que se lucran”, indica Ana Miranda, que explica que a veces un mismo propietario se embolsa millonarias subvenciones al cobrar por cada propiedad diferentes ayudas y al ser todas compatibles.

También presente en la conferencia está varios miembros de la plataforma portuguesa Basta de Touradas. Lo primero que hace Rui es explicar en qué consisten realmente las llamadas ‘corridas portuguesas’. Aunque a simple vista puedan parecer menos crueles que las españolas -dónde se da muerte al toro en la misma plaza y se pasea sus orejas amputadas o el rabo-, los espectadores portugueses no ven lo que pasa el toro cuando se van de la plaza. En Portugal también usan banderillas, por lo que después de la corrida se las sacan del lomo al animal cortando con un cuchillo toda la carne del animal, dejando heridas de 20 centímetros de diámetro que son cubiertas con sal, vinagre o cal viva. En esa situación tienen que esperar a ser sacrificados y como sólo hay un matadero autorizado a sacrificar a toros, pueden llegar a pasar tres días hasta que son llevados allí. Como dice Rui, la situación portuguesa solo protege de la tortura y el horror un actor sólo: al humano que no lo ve.

Por lo excepcional de la ILP catalana o la situación canaria -primera provincia libre de tauromaquia-, tanto la plataforma portuguesa, como la gallega como Miranda o Anselmi coinciden en que lo mejor es derrotar a los taurinos “por las orillas”. Además de lograr que se acaben con las subvenciones, se trata de romper con la insensibilización al que se enfrentan los niños en los círculos taurinos. “Hasta el PPdeG apoyó la idea de que los menores de 14 años no puedan acceder a las plazas de toros”, indica Rubén Pérez, portavoz de Galicia Mellor sen Touradas. “Y si los niños no pueden entrar, tampoco pueden verlo en la televisión, por lo que se censurarán las retrasmisiones en directo en horario infantil que ahora quieren volver a poner en las cadenas públicas” completa Rui.

Una estrategia que dejará sin nuevas generaciones a los taurinos, que agarran como un clavo ardiendo a la posibilidad de que el ministro de Cultura, Ignacio Wert, declare Bien de Interés Cultural estos ‘espectáculos’ para poder seguir recibiendo dinero público. “Pero en sitios como en Cataluña no se podría aplicar porque es ilegal”, resalta Leo. Así que solo les queda la UNESCO, pero por su propia historia -nunca protegió nada que implique maltrato animal- nadie espera que apoye una actividad tan polémica.