Una nube de ‘sangre’ para pedir el fin definitivo de la tauromaquia

Este domingo el movimiento antitaurino del Estado se juntaba en Madrid para pedir, una vez más, el fin de la tauromaquia. No solo se pide el final de las corridas de toros, si no también acabar con cualquier otra actividad taurina. “Incluimos en las reivindicaciones todos los festejos populares, porque sabemos que el sufrimiento animal es atroz aunque no haya sangre. La prohibición de dar muerte al Toro de la Vega fue un paso, pero incluso en los encierros, que pueden parecer más inocuos, hay maltrato. Estamos totalmente en contra del sufrimiento que les conlleva participar en este tipo de eventos: un esfuerzo físico para el que no están preparados, estrés en el evento y en su transporte, además de que muchas veces acaban muertos. Mucha gente piensa que es algo inocente, pero por ejemplo en Sanfermines los toros de los encierros acaban en la plaza y muertos”, explica Laura González, portavoz de la coalición de organizaciones Tauromaquia es Violencia que hacía la convocatoria.

“Matar animales sale demasiado barato”

Pocas veces estoy del lado de la entrevistada, pero en esta ocasión fue un placer.

Punto y final

ENTREVISTA  LAURA L. RUIZ

Laura L. Ruiz forma parte de aquel reducto invisible que grita en silencio, como aquel Serrat que sangra, lucha y pervive, haciendo que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan en la carne talada, aunque aquí la música suene más a un ladrido.

Javier Díaz-Salado, Carlos Antúnez, Juan Casillas ‖ Madrid, abril de 2015. 

Uno abre su perfil de Facebook y se topa con Lisa Simpson, el contrapeso que Matt Groening ideó contra la absurdez de ese american way of life que, como otros sistemas, insiste en olvidar su impagable deuda con la naturaleza. Quedamos en una taberna vegana de Lavapiés en la que se respira otro ambiente. Un rollo alternativo. Laura nos cuenta que ama a los animales. No entiende cómo alguien puede vestirse con ellos si realmente siente algún tipo de afecto. Trabaja en APAMaG, una protectora de ayuda a perros abandonados entre Madrid…

Ver la entrada original 2.175 palabras más