El activista inteligente

Publicado en El Caballo de Nietzsche, el blog animalista de ElDiario.es

“Un activista eficaz de verdad es, en el fondo, un psicólogo”. Con esta premisa arranca Cambio en el corazón, el libro que  Nick Cooney escribió para ayudar a otras personas que como él buscaban un cambio social. Llega a España publicado en la colección LiberÁnima, un trabajo conjunto entre  Plaza y Valdés Editores eIgualdad Animal, para quien van destinados los beneficios de su venta. Se trata de mejorar los recursos invertidos en sensibilización, impacto y el logro de metas concretas con ayuda de las técnicas de psicología que están al alcance de cualquier organización. “A veces es mejor invertir 3.000 euros en hacer un estudio que continuar con una campaña a ciegas”, explica Javier Moreno, cofundador de Igualdad Animal y autor del prólogo de la edición española de Cambio en el corazón.

igualdad animalHerramientas como la técnica ‘del pie en la puerta’ vale para cualquier organización, ya sea grande o pequeña, de ecologismo, derechos animales o laborales. Cooney explica con ejemplos reales cómo cuando se pide algo a una audiencia general es muy posible que rechace nuestra propuesta en un porcentaje muy alto. En cambio, al ir a pedirle algo un poco más asequible para ellos, acaban aceptándolo e incluso respondiendo de una manera gradual más positiva a la petición ambiciosa del principio si se la volvemos a hacer. Esto pasó cuando una ONG se seguridad vial pidió a un vecindario colocar carteles en sus puertas con el eslogan ‘Conduzca con cuidado’. Al ver las dimensiones del cartel muchos se negaron. Cuando les propusieron cambiar los carteles por unas pegatinas de 10 cm prácticamente todos aceptaron. Lo curioso es que cuando volvieron a pedirles situar los carteles en las puertas de sus casa el sí pasó de un 17% de la primera vez a un 76%. Las pegatinas fueron ‘su pie en la puerta’.

Sigue leyendo “El activista inteligente”

Ecoterrorismo: una nueva forma de criminalización social

Reportaje publicado en Revista Rambla, en Praza PúblicaAgareso (gallego)

Mientras en EEUU los activistas por los derechos de los animales están en el top ten de los criminales más buscados, en España la nueva mal llamada Ley de Seguridad Ciudadana busca amedrentar a los movimientos sociales de toda índole

Igualdad Animal¿Se imaginan que entre los criminales más perseguidos en España estuviera un sicario, un miembro de ETA y un activista por los derechos animales? Y si les digo que este último no se le acusa de ningún delito de sangre, ¿más raro aún verdad? Pues esto es lo que ocurrió en EEUU en 2011. Después de la muerte de Bin Laden, el FBI ascendió al tercer puesto a Daniel Andreas San Diego. Se le acusaba de dos atentados contra empresas de biotecnología, acusadas de crueldad animal en sus experimentos y pruebas. Las dos explosiones sólo generaron ‘daños menores’ y fueron reivindicadas por la Célula Revolucionaria de la agrupación Animal Liberation Brigade (Brigadas de Liberación Animal) a través de un mail. El propio FBI reconoce que la vinculación entre esos atentados y San Diego no está probada.

No sólo eso, San Diego fue considerado el primer ‘terrorista doméstico’ en ser incluido en la lista de los Diez más buscados. Muy por delante de otras personas acusadas de asesinato, violación, pedofilia, crímenes en serie, etc. Entonces, ¿a qué se debe esta decisión? Los activistas por los derechos animales y los ecologistas estadounidenses consideran que no se trata de nada más que de defender los pingües beneficios de las industrias que su activismo hace peligrar: peletera, cárnica, farmacéutica, cosmética, alimentación, etc.

Sigue leyendo “Ecoterrorismo: una nueva forma de criminalización social”