Contra todo tipo de violencia

Publicado en Publicoscopia

Después de la enorme repercusión de estos días en los que miles de personas se han volcado para pedir que Excalibur no fuera asesinado sin motivo, se han escuchado muchas críticas. La mayoría proveniente de esos que comparan salvar a un perro con ayudar a niños africanos, pero no mueven un dedo ni por el perro, ni por los niños, ni por nadie. Pero hay algunas críticas a las que sí que les he dedicado tiempo. Como las que procedían del movimiento feminista.

Acto de Igualdad Animal por el pasado Dia de los Animales en Madrid
Acto de Igualdad Animal por el pasado Dia de los Animales en Madrid

‘¿Cuándo habrá tanta gente manifestándose por una mujer muerta como por Excalibur?’ Esa fue la pregunta que hizo que el mecanismo empezara a funcionar. La hizo una compañera feminista, con la que comparto opiniones y me hizo ver una división que para mí nunca existió. ¿Acaso pedir el fin de la violencia contra las mujeres es excluyente? ¿Acaso luchar para que todos los animales no seamos utilizados es excluyente? Desde luego que no, pero parece que hay que explicarlo.

Para empezar no concibo una lucha feminista que incluya el visto bueno de la explotación a otras hembras por el simple hecho de ser de otra especie. Resulta que hasta en la industria ganadera, las féminas son las que reciben el peor trato. Las vacas. Si naces ternero mueres. Si no, estarás sometida a una vida de tortura, violación y explotación hasta que tu cuerpo diga basta. Y entonces mueres. Para mí no hay un grito más espeluznante que el de una vaca cuando le quitan a su cría nada más nacer. Esto lo hacen una y otra vez para que ‘produzca’ leche. Por que si no – oh! sorpresa querido lector- no hay leche. No, no es algo natural producir leche por parte de las vacas. Hay que inseminarlas (violarlas), preñarlas y arrebatar a su hijo al poco de parir.

Sigue leyendo “Contra todo tipo de violencia”