Hablemos de Derechos Humanos

Hablamos de Derechos Humanos‘ es como se llama el espacio que tiene en UniRadio Jaén la Fundación Baltasar Garzón. Esta semana han dedicado su programa a hablar de Comunicación para el Desarrollo y nos ha llamado a los que formamos parte de Agareso para ayudar a entender este concepto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl presidente de la Asociación Galega de Reporteiros Solidarios, Juan de Sola, explica cómo comenzó esta organización prácticamente única en España, qué tipo de acciones se llevan a cabo y cual es la finalidad de su labor. La parte más práctica la puse yo, que como voluntaria de Agareso conté en qué consiste el proyecto del Bajo Lempa, El Salvador. Como de ellos ya he hablado en otros post, no me extiendo más y os dejo el podcast por si es de vuestro interés:

http://uniradio.ujaen.es/categorias/programas/hablemos-de-derechos-humanos

Post de la Fundación sobre el programa: http://afavordetodos.org/?p=304

2013: La lucha continúa

Llega el día 31 y se impone hacer un resumen del año. Llevo días dándole vueltas para no ser demasiado negativa o para no repetir aquello del annus horribilis. Y cuesta. Cómo dejar de lado un año de incertidumbre laboral, de parón profesional, de una actualidad demoledora. ¿Mirando al futuro? Difícil lo veo ya que 2013 se presenta como un año más difícil aún para todos, con más recortes, más troika, más desempleo y más desilusión.

Pero hace unas horas me llegó una felicitación navideña que ha cambiado mi forma de ver 2012. Se trata de la Asociación Enriqueta Otero. Una asociación de mujeres luguesa que lucha por erradicar la violencia machista y por la igualdad de género, que pese a ver cómo el Gobierno gallego y español reduce las ayudas a las víctimas de maltrato, los centros de información, las casas de acogida, paraliza la justicia especializada e incluso el PP intenta que esta lacra social vuelva a la invisibilidad del hogar, siguen al pie del cañón. Se reducen las fallecidas según datos oficiales, pero todos sabemos que la crisis económica reduce el número de denuncias y así su presencia como problema de todos.

Cartel de Mayo del 68
Cartel de Mayo del 68

Pese a este panorama, las mujeres de la asociación Enriqueta Otero no han dudado en alegrarse y felicitarse por todas las personas que apoyaron su lucha este año difundiendo, colaborando o simplemente escuchando su mensaje. Tal vez sea eso con lo que haya que quedarse de 2012: con toda la gente que no se había movilizado nunca y lo ha hecho ahora, con más de 42.000 manifestaciones que se ha registrado en España, con la unión de profesionales que nunca habían unido fuerzas (como en Sanidad o Cooperación), con las plataformas que han permido que muchas personas estafadas por el sistema no se sientan solas (como los desahucios o las preferentes), con la coincienciación de que no estamos solos en el mundo (por los derechos de los animales y la ecología), con la vuelta a la realidad después del sueño de que ya no existían clases sociales.

Y por un 2013 donde los éxitos no se cuenten sólo con leyes retiradas, sino con un proyecto de sociedad nueva, con un cambio de mentalidad que ya ha empezado y por un futuro distinto cada vez más próximo. Por eso luchaban en el Mayo del 68 y por eso triunfaron. Ahora nos toca a nosotras y nosotros.

Cooperación: crisis, no sólo de recursos

Hoy se celebra el día del cooperante en España. Un día -como bien dice la Coordinadora de ONG– con mucho que denunciar y poco que celebrar, ya que en sólo dos años los fondos públicos para cooperación se han reducido en un 60%. Un porcentaje que ninguna otra partida presupuestaria del Estado ha sufrido ni de cerca. Se trata, sin duda, de un ataque que poco tiene que ver con la crisis económica.

Escuela salvadoreña con cooperación española

Se trata de una declaración de intenciones. Muchos dirán y estarán en lo cierto de que los recortes en sanidad y educación tienen también más de componente ideológico que de eficiencia presupuestaria. Pero la gran diferencia que existe es que las personas beneficiarias de este trabajo, el de cooperante, no se puede hacer oir en nuestras calles. No puede paralizar el Estado reclamando sus derechos y nosotros debemos hacerlos por ellos.

Porque las excusas del PP para retirar cooperantes de ciertas zonas extratégicas, para cancelar proyectos con los que ya se había comprometido el Gobierno, son sólo eso excusas. Como bien dice José María Vera Villacián en un artículo publicado ayer en El País, “cualquier cosa menos enfrentar a los pobres de aquí’ con los de ‘allá’. Sigo parafraseando a Vera, “Esto es injusto e inmoral”.

Sólo me queda añadir algunos datos: actualmente peligra el trabajo de mil españoles cooperantes en 120 países, el de otras 3.000 personas que sin ellas no sería posible cumplir los objetivos, el de otras tantas voluntarias que tanto allí como aquí se esfuerzan en ofrecer su tiempo a cambio de justicia social. A nivel global, sólo destacaré una cifra: 86 personas cooperantes murieron en 2011 buscando  hacer de este un mundo mejor.

Nueva excusa para abandonar a los saharauis

Otra vez más. De nuevo. El Gobierno español hace muchos años que dejó a su suerte a los saharauis, que boicoteó su independencia y que dejó su vida en manos de un régimen totalitario. Desde entonces, siempre que ha podido ha mirado para otro lado, ha evitado condenar la represión marroquí contra la población que se ha negado a dejar su tierra y que ha favorecido cualquier acto del Frente Polisario. ¿Qué le queda por hacer? Pues cerrar el grifo de cualquier ayuda que puedan recibir, material o en forma de personal.

Después de los recortes brutales a la cooperación y el desarrollo, les queda la última baza: la del miedo. García Margallo dice que tiene “indicios fundados” de que los terroristas tienen en el punto de mira a los extranjeros que trabajan en los campos de refugiados en Argelia. E incluso, por sorpresa, ha repatriado a cooperantes y voluntarios de Tinduf. El ministro de Exteriores hace referencia al secuestro de Ainhoa Fernández, Eric Gonyalons y Rossella Urru para justificar su decisión. Pero si ya había peligro y el Frente Polisario no era capaz de defender a los cooperantes, ¿por qué no realizar esta repatriación después de los secuestros en octubre?

El Gobierno saharaui tienen claro que la decisión de García Margallo tendrá “consecuencias dramáticas para los saharauis de Tinduf” y desde Médicos Mundi, Mundubat y Asociación Amigos del Pueblo Saharaui aseguran en un comunicado que el Gobierno “ha cedido al chantaje” y critica que deje “abandonadas a su suerte a decenas de miles de refugiados, cuyas vidas dependen totalmente de la presencia de los cooperantes”. Dejando de lado si está justificada o no la repatriación, lo que más se critica es la falta de información por parte de Exteriores: ¿Sólo corren peligro en Tinduf? ¿Qué parte del Sahara es potencialmente peligrosa? ¿De dónde salen esas informaciones? ¿Se mantiene informado al Frente Polisario y a Argelia? Y la pregunta que más se hacen las ONGD: ¿Qué pasó realmente en el secuestro de Eric, Rossella y Ainhoa?

Esenciales para la vida

Datos que podrían ser titulares: 350 medicamentos curan el 90% de las enfermedades. 2.000 millones de personas no tienen acceso a esos medicamentos llamados esenciales. 15 millones mueren por no tenerlos. De ellos, la gran mayoría son niños menores de cinco años. Mueren de diarreas por no tener sueros y de infecciones por no tener antibióticos. Detrás de esa falta de acceso están las patentes, el precios, la falta de distribución, de conservación, de diagnóstico, de educación para su uso correcto, pertenecer a un minoría, no disponer de formulaciones pediátricas, ser mujer, tener una enfermedad ‘olvidada’, los medicamentos falsos y un largo etcétera.

Esta es la denuncia de Farmamundi, una ONG con 34 proyectos en activo y presente en una docena de países, que ve como su actividad peligra por los recientes recortes en cooperación del Gobierno de Rajoy. Una actividad humanitaria cada día más necesaria y que necesita la ayuda de los medios de comunicación y de nosotros, los periodistas. No sólo para concienciar de las necesidades e injusticias, sino para visibilizar los proyectos que consiguen pequeños milagros, modestos éxitos.

 Para que esta alianza resulte lo mejor posible es fundamental conocernos. Que ellos sepan nuestras rutinas de trabajo y nuestras miserias. Y nosotros entendamos sus objetivos, su lenguajes técnico y el trabajo que hay detrás de cada campaña. Como la de Esenciales para la vida, de Farmamundi. Un resumen de las condiciones de acceso a medicamento y sus causas que han incorporado en una guía para periodistas, que presentamos hoy en toda España. Digo presentamos porque he tenido la suerte de que contaran con Agareso y conmigo para su presentación en Galicia.

En esta guía, de lectura y de consulta, resuelven dudas sobre la terminología, sobre siglas de organismos internacionales, dan cifras muy concretas y ayudan a planificar días internacionales. Además da la posibilidad a los periodistas de iniciarse en un término algo desconocido aún en esta profesión: la Comunicación para el Desarrollo. Una especialización que no tiene otro objetivo que el de apoyar las iniciativas de cambio social, garantizar que se oígan voces y discursos alternativos y hacer ver que otro mundo es posible. Sobre este punto saben más mis compañeros de Agareso, que imparten todos los años un Seminario sobre Periodismo Social y Cooperación Internacional.