La herencia recibida

Estamos hartos de escuchar a los populares culpar a la herencia recibida del anterior Gobierno socialista como el único culpable de la situación actual, sin atender a que ya ha pasado casi un año de las elecciones y a que la burbuja inmobiliaria la comenzó Aznar. Pero no voy a hablar de quién tiene la culpa o quien gestionó peor la economía española o mundial, ya que acabaríamos mucho antes hablando de quién hizo algo bueno por ella. La lista se reduciría a cero.

Por primera vez una ministra de Defensa, y embarazada, pasó revista a las tropas
Por primera vez una ministra de Defensa, y embarazada, pasó revista a las tropas

Pero ahora quiero hablar de la herencia social recibida. La que dejaron Zapatero y compañía y que la prima de riesgo no podrá ser utilizada como excusa para recortar más derechos. Es cierto que crearon una ley de Dependencia o una de Memoria Histórica muy bonita sobre el papel, pero que carece de valor real al dejarla vacía de presupuesto en una y de autoridad municipal la otra. Es cierto que remataron la legislatura arremetiendo contra las pensiones y que ellos abrieron la caja de pandora en el que se ha convertido el infierno tildado de reforma laboral. Y otras tantas cosas que me dejo: como no solucionar en su día el tema de la dación en pago, los superpoderes de los bancos o que los ricos sigan estafando a Hacienda.

Pero dejaron algo inmaterial, pero mucho más importante que las cuentas: una ampliación de nuestros derechos sociales. Por un lado, la ley del aborto. Aunque no solucionaron el problema de tener que alegar asuntos absurdos como que nuestra salud mental está en juego para poder decidir sobre nuestro cuerpo, si que facilitaron en la práctica este derecho propio de las mujeres. También está el hecho de haber evitado que miles de adolescentes pasen por el terrible momento de tener que decidir sobre si sigue o no con un embarazo no deseado gracias al hacer facilitado el acceso a la píldora del día después.

El asunto de la paridad en las instituciones y en la sociedad real daría para una seria de post muy densos, pero el gesto también es digno de valorar, más cuando los que te sustituyen en el cargo no hacen más que hablar de que una mujer tiene que ser madre para desarrollarse por completo, que la violencia machista ahora se convierte en ‘domestica’ para volver a las tinieblas de los asuntos privados o cuando la nueva vicepresidenta da ‘ejemplo’ a las demás madres rechazando su baja por maternidad.

Dos valientes mujeres francesas se besan ante una protesta contra el matrimonio homosexual
Dos valientes mujeres francesas se besan ante una protesta contra el matrimonio homosexual

Y ahora vamos al asunto más comentado en los últimos tres días, antes y después de que el Tribunal Constitucional se pronunciara. El matrimonio homosexual. Un reclamo -no sólo exigido desde la comunidad LGTB, sino desde el resto del pueblo- escuchado en el poder que hizo estar a España a la vanguardia de las sociedades más igualitarias. Un derecho reforzado ante un recurso inmoral y vergonzoso que nunca debió existir. Que mantuvo a miles de familias con la incertidumbre de si seguirían siendo familia a los ojos de la ley y que ahora revienta en la cara de los más miserables del país. De aquellos que ya se manifestaron contra el divorcio en su día, pero que no han dudado en usarlo años después (y varias veces). Aquellos que no tienen memoria para sus ‘valores’ y que sólo defienden sociedades escalonadas y desiguales.

Por todo ellos, no voy a felicitar a los que han conseguido apuntar un derecho de sentido común, sino que voy a enviar un mensaje a aquellos que se esfuerzan en mantenernos en la Edad Media: Igual deberíais miraroslo, eso con psicoanálisis o medicinas sí que se cura.

Recargando con #eldíadelabestia

Ya lo dije en otro post, pero ir a las manifestaciones es la medicina perfecta a las horas de tortura que padecemos frente al televisión o el ordenador escuchando comunicados del Gobierno, declaraciones de los partidos o leyendo los nuevos recortes en derechos a los que nos someten. Frente a ese estado de depresión y desesperación, no hay nada como la energía de un cabreo masivo, el humor de los indignados y la sensación de que no estamos solos.

Ayer, una vez más, no me sentí decepcionada al ir a la manifestación contra el millonario rescate de la banca que se celebró en Madrid. No era una marcha más, ya que tenía un objetivo muy simbólico: asediar la sede de Bankia, las Torre Kío,en la Plaza  de Castilla de Madrid. En Barcelona ya lo hicieron con La Caixa y en otras luchas -como las de los saharauis en el Ministerio de Exteriores, por poner un ejemplo- también se acudió a la fuente del problema. Pero ayer, la cueva de Alí Baba y sus ladrones-consejeros, tenía un halo de maldad añadida.

Los convocantes quisieron hacer una metáfora entre un banco que deja a la gente en la calle cuando no pueden pagar su hipoteca y, por otro lado, nos pide ayuda a todos para salvar sus cuentas. Esa doble cara, esa falta de humanidad que también refleja la comedia satánica de Alex de la Iglesia en El Día de la Bestia. Para los despistados que no la hayan visto o que no identifiquen la geografía de Madrid añadiré que el objetivo del protagonista es dar con el lugar de nacimiento de Satán, que no es otro que las Kio en construcción.

A partir de aquí, el honor en la manifestación estaba servido. Un grupo de plañideras satánicas repetía consignas sobre Rato, mientras un falso sacerdote alentaba a los presentes a seguir “los designios del capital”, otros recordaban que la paz social se tambalea y otros gritaban convencidos que “esta crisis no la pagamos”. También hubo hueco para recordar a los mineros en lucha – “Madrid, obrero, apoya a los mineros”- y para impulsar una medida que pretende solidarizarse con su lucha paralizando el país mañana lunes.

Como madrileña, reconozco que me impresionó mucho ver Bravo Murillo cortado, Puerta Europa con miles de personas en lugar de coches y la rotonda de la Plaza Castilla invadida de gente, que se ayudaba ente si para subir. Más oxígeno llegaba a la hora de señalar con el dedo al pasar por un banco y gritar “culpables”, como así al enfrentarse a dos decenas de antidisturbios e invitarles a darse la vuelta y mirar hacia Bankia, porque allí es dónde están los ladrones y los delincuentes.

Noticia de la manifestación en Público: http://www.publico.es/espana/437228/los-indignados-continuan-su-asedio-a-bankia-la-cueva-de-ali-baba

Más movilizaciones en Portugal: http://www.publico.pt/Pol%C3%ADtica/cgtp-acusa-troika-de-agiotagem-durante-manifestacao-em-lisboa-1550671