Las medidas «contundentes» de España: retirar la Ayuda al Desarrollo a Argentina

Hoy quería escribir sobre algo positivo, como la campaña Somos Así o el éxito del evento El Mundo en Tu Plaza que se desarrolló ayer en A Coruña. Pero no he podido. Tras un repaso por la prensa digital, he visto una noticia, la he reeleído y he buscado impresiones. A parte del nacionalismo barato de muchos pobres (en los dos sentidos) infelices, no he encontrado poco más. Me refiero al artículo de El Mundo en el que desvelan que España ha sacado a Argentina como receptora de la Ayuda Oficial al Desarrollo. Lo primero que se te viene a la cabeza y que el periodista anónimo ha reflejado es que hace un mes de la expropiación de YPF por parte del Gobienro de Cristina Fernández.

Debe ser a esto a lo que se refería el Gobierno de Rajoy cuando amenazaba a la presidenta argentina con medidas «claras y contundentes».  Y tanto. Mientras todos pensábamos que era exagerado convocar una reunión de crisis con Exteriores e Industria por la expropiación de una empresa privada internacional como Repsol -con sólo el 25% de su capital a manos de inversores españoles y cuyos beneficios vuelan a paraisos fiscales- y que las represalias vendrían de la diplomacia y las cortes internacionales, el Gobierno español pensaba en el punto más débil de Argentina: los más de ocho millones de personas que viven por debajo de la pobreza.

Según el artículo de El Mundo, el Ministerio de Exteriores defiende que la medida de eliminar las ayudas al país americano estaba tomada antes de la polémica. Algo que podría ser verdad viendo que los fondos de cooperación de los Presupuestos Generales del Estado se han reducido un 54% en sólo un año. Imposible mantener la acción en el exterior de la AECID, de la veintena de ONGD que operan en Argentina y de los casi 90 proyectos de ayuda que se levan a cabo. Ahora le recuerdo sus propias palabras al señor Margallo para recordarle que la política exterior «consiste en la negociación y no en medidas arbitrarias» ante una decisión «discriminatoria».

Aprovecho para invitaros a leer este post sobre la financiación de la AECID a la Fundación Repsol-YPF, de dónde he cogido prestada la imágen.

Alemania pide asesoramiento (en Cooperación al Desarrollo)

Resulta que España es un país que en lo primero y en lo que más recorta es en Cooperación al Desarrollo. Resulta que las partidas más reducidas en los Presupuestos Generales del Estado es la Ayuda Oficial al Desarrollo. Resulta que intentan criminalizardola, asegurando que cualquier acción en el Exterior -incluída la actividad de las ONGD- tienen que pasar por el beneplácito del Ministerio de Exteriores. Y resulta que intentan tachar de ‘ineficaz’ o ‘innecesaria’ una cooperación descentralizada, como la de los ayuntamientos o las comunidades autónomas.

Todo esto en nombre de la crisis, claro. Porque durante los años de bonanza nadie dijo nada. En concreto en Galicia, se habló hasta de crear una Agencia de Cooperación Galega, similar al buen ejemplo de Cataluña, por ejemplo. Instituciones y redes que coordinaban esta acción y reforzaban los resultados. Algo por lo que lucha la Coordinadora Galega de ONGD y todas las organizaciones que la forman. Un plan que costará mucho recuperar.

Y en medio de todo este derrumbe y cuestionamiento, llegan instituciones alemanas y portuguesas y piden asesoramiento a las redes gallegas. Consejo para ser tan eficientes con los recursos como nosotros, para lograr tanto como nosotros. Una petición de apoyo que suena mejor que un premio. En concreto, un galardón del que puede presumir el Fondo Galego de Cooperación e Solidariedade, por sus 15 años de esfuerzo, superación y trabajo.

Reportaje sobre el proyecto ‘Redes para ou desenvolvemento’ en Praza Pública:

http://praza.com/movementos-sociais/877/galicia-exemplo-para-alemana-e-portugal-de-como-facer-cooperacion-descentralizada/

Cualquier excusa sirve

¿Qué es lo último de la derecha para justificar los recortes que vendrán en Cooperación en las comunidades? Pues dudar de su eficacia y de su conveniencia. Tal cual. Después de recortar los fondos estatales en los Presupuestos Generales del Estado, las Comunidades Autónomas tendrán que revisas sus propias cuentas porque las partidas con las que contaban para Ayuda Oficial para el Desarrollo han sido prácticamente aniquiladas.

Y ya que están, pues encima justifican el recorte. Pero no lo hacen con el mismo falso discurso con el que hacen referencia al desmantelamiento del Sistema de Salud o de la Educación Pública -que si es un esfuerzo de todos, que si la situación mundial nos obliga, que si la austeridad-. Lo hacen reabriendo un debate de hace, por lo menos quince años: sobre la eficacia y lo apropiado de descentralizar el poder. Resumiendo, que creen que las ONG o agencias de cooperación autonómicas no deben representar a España y esto sólo debe darse a través del Ministerio de Exteriores.

Las ONG vienen denunciando esta tendencia desde 2009, cuando las ayudas oficiales empezaron a ser el principal objetivo de las tijeras de políticos en otros lares nada austeros. Sobre este tema he realizado un reportaje en Praza Pública, dónde analizo en concreto las ventajas y la eficacia de la Cooperación para el Desarrollo gallega.