No es austeridad, es racismo

“Que no mientan. Negar la tarjeta sanitaria a los inmigrantes no es austeridad. Sólo es racismo”, explicaba una de las participantes en la Asamblea del Foro Galego de Inmigración. “Las redadas policiales poco tienen que ver con la seguridad, más bien es xenofobia”, reconocía otro de los participantes. Sobre este y otros temas se habló en una jornada abierta a cualquier persona y asociación que se quisiera acercar a Monte Alto, Coruña, este domingo.

Yo me pasé y tuve que elegir participar entre una de las cuatro mesas de debate que se abrieron: el reparto de alimentos, restricciones en el sistema sanitario, persecución policial al colectivo inmigrante y cambios en la legislación para empleadas del hogar. Aunque los otros tres temas tenían mucha miga, elegí esta última al valorar una doble discriminación: la invisibilidad del trabajo mayoritariamente ejercido por mujeres y la vulnerabilidad de las inmigrantes que se gana la vida de esta manera.

Descubrí, gracias a la asociación Xiara, que actualmente existe un “periodo de gracia” para que los empleadores regulen la situación, pero que aún así hacen oídos sordos. Que si lo hacen, restan del salario de las empleadas la contribución a la Seguridad Social. Que aquellas que tienen que renovar sus permisos de residencia, tienen que hacer malabares para conseguir ese único contrato de 40 horas que exigen desde Extranjería. Que muchas deciden volver y tirar la toalla al no poder llegar a los 1.200 euros mensuales que exigen en España para traer a sus hijos junto a ellas. Y que pese a formar parte del Régimen General no tienen derecho a prestación por desempleo.

Un mundo de injusticia, pero muy numeroso, que no vemos. Un mundo que por su individualidad y desconocimiento, son diana fácil de explotadores sin escrúpulos. Un mundo muy cercano que, junto con el de las amas de casa, rara vez se le da el reconocimiento que su trabajo merece.

Aquí os dejo el tríptico del encuentro, que acabó en una movilización por las calles de A Coruña y la lectura de un manifiesto dónde se dejo claro la idea: “Ningún ser humano es ilegal”.

Otro buen proyecto que desaparece

Otra vez la mala gestión financiera aparece en nuestras vidas. Reconozco que esta vez no me lo esperaba. Esta en un evento solidario, de convivencia, y de pronto allí apareció. Otra buena iniciativa que desaparece por la corrupción y la avaricia de unos pocos. Hablo del proyecto ‘El Mundo en tu Plaza’, de la Obra Social de la CAM. Se trata de un evento que reúne a muchas de las ONGD con presencia en una ciudad que dediquen esfuerzos a crear un mundo más justo. Durante una jornada, se desarrollan actividades, talleres y actuaciones para acercar a los ciudadanos de esa ciudad culturas como la senegalesa, la boliviana, la rusa o la india.

Fotos de Verónica y Jorge

Una iniciativa que tuvo éxito allí dónde pasó. En concreto, yo la conocí el pasado domingo día 20, cuando trece ONGD coruñesas se reunieron en los jardínez de Méndez Núñez. Solidariedade Internacional, Ecodesarrollo Gaia, Acoes o Ecos do Sur, entre otros, dieron a conocer su actividad a padres y niños. Talleres sobre responsabilidad medioambiental, sobre cultura africana, tatuajes de henna o puestos de comercio justo recibieron la atención de las numerosas personas que por allí pasaron.

Nada más terminar la jornada, tuve la oportunidad de hablar con uno de los responsables de la Obra Social de la CAM, quien organizaba el evento. Muy contento me contaba que él calculaba que entre 800 y mil personas pasaron por los stands. Una cifra muy satisfactoria para el tamaño de Coruña. La realidad llegó cuando le pregunté cuál sería la siguiente parada del evento. Ahí le cambió la cara. Resulta que Coruña fue su última ciudad.

Fotos de Verónica y Jorge

El presupuesto de la Obra Social fue uno de los primeros en verse afectado por todos los activos tóxicos y las deudas asumidas por la CAM de varios Gobiernos autonómicos. Decisiones políticas que ahora acababan con un proyecto que además de limpiar la cara a una caja más que desprestigiada, sí que tenía un provecho social. Como el coordinador aseguró, espero que esta crisis sólo sea una pausa en el camino de iniciativas que fomentan la convivencia de las distintas culturas y la solidaridad con proyectos de Coperación para el Desarrollo.

Reportaje sobre el evento para la ONGD participante Semilla para el Cambio:

http://www.semillaparaelcambio.org/web/2012/05/un-millar-de-personas-festejan-la-interculturalidad-en-a-coruna/

Las medidas “contundentes” de España: retirar la Ayuda al Desarrollo a Argentina

Hoy quería escribir sobre algo positivo, como la campaña Somos Así o el éxito del evento El Mundo en Tu Plaza que se desarrolló ayer en A Coruña. Pero no he podido. Tras un repaso por la prensa digital, he visto una noticia, la he reeleído y he buscado impresiones. A parte del nacionalismo barato de muchos pobres (en los dos sentidos) infelices, no he encontrado poco más. Me refiero al artículo de El Mundo en el que desvelan que España ha sacado a Argentina como receptora de la Ayuda Oficial al Desarrollo. Lo primero que se te viene a la cabeza y que el periodista anónimo ha reflejado es que hace un mes de la expropiación de YPF por parte del Gobienro de Cristina Fernández.

Debe ser a esto a lo que se refería el Gobierno de Rajoy cuando amenazaba a la presidenta argentina con medidas “claras y contundentes”.  Y tanto. Mientras todos pensábamos que era exagerado convocar una reunión de crisis con Exteriores e Industria por la expropiación de una empresa privada internacional como Repsol -con sólo el 25% de su capital a manos de inversores españoles y cuyos beneficios vuelan a paraisos fiscales- y que las represalias vendrían de la diplomacia y las cortes internacionales, el Gobierno español pensaba en el punto más débil de Argentina: los más de ocho millones de personas que viven por debajo de la pobreza.

Según el artículo de El Mundo, el Ministerio de Exteriores defiende que la medida de eliminar las ayudas al país americano estaba tomada antes de la polémica. Algo que podría ser verdad viendo que los fondos de cooperación de los Presupuestos Generales del Estado se han reducido un 54% en sólo un año. Imposible mantener la acción en el exterior de la AECID, de la veintena de ONGD que operan en Argentina y de los casi 90 proyectos de ayuda que se levan a cabo. Ahora le recuerdo sus propias palabras al señor Margallo para recordarle que la política exterior “consiste en la negociación y no en medidas arbitrarias” ante una decisión “discriminatoria”.

Aprovecho para invitaros a leer este post sobre la financiación de la AECID a la Fundación Repsol-YPF, de dónde he cogido prestada la imágen.

Las calles son nuestras (diga lo que diga Interior)

No sé si es un cambio personal, una evolución de la edad o un nuevo paso social, pero mi valoración de las manifestación v cambiando. Antes, cuando estaba en el Consejo Escolar de mi instituto, formaba parte del Sindicato de Estudiantes o en los grupos de actuación ya en la facultad, el objetivo de las manifestaciones era convocar a muchas personas, que sean muy activas y reivindicativas y que esa convocatoria generara nuevas acciones. Ahora no es estos deseos hayan dejado de existir, sino que se han unido nuevos. Como que cada vez que vaya a una manifestación vea más caras nuevas.

Coruña no es la ciudad que más se lance a las calles a defender o exigir algo. Ni de lejos. Por eso, cada vez que había una concentración o una sentada, por ejemplo, eramos los mismos los que aparecíamos por la plaza. Era como estar en casa, pero la mayoría de las veces eran más los que miraban que los que protestábamos. Por eso, el día de la Huelga General marcó un hito para mi. Era jueves y no se veía el final de la manifestación. A mi lado había jubilados y al otro, familias con hijos. Personas con perfiles muy diferentes unidos por una situación: el desempleo, los recortes sociales y la crisis como excusa.

Las manifestaciones siguientes fueron de menor intesidad, pero valoro muy positivamente que esa variedad de perfiles se mantuvo. Incluso en la del pasado sábado, el 12M, en el que se celebraba el aniversario del 15M. La Marea Verde educativa, funcionarios, sanitarios, jóvenes parados, hipotecados, abucheando juntos a las entidades bancarias al grito de ‘No es una crisis, es una estafa”. Así, hasta llegar a María Pita. Allí ocurrió lo que más valoro de la manifestación. Dos mujeres de no menos de 70 años se acercaron a mi a preguntarme que era aquello. Les expliqué y me dijeron: “Ya era hora que los jóvenes peleéis y no dejéis que volvamos al pasado”. Con una sonrisa le indiqué que aquel movimiento era de todos y que ellas también podían participar. Se miraron la una a la otra y allí fueron, a la mesa del 15M a apoyar con su firma la iniciativa popular de la dación en pago.

Actualizo con la pequeña crónica que hice para Agareso y os invito a visitar el especial que hicieron el resto de voluntarios:

http://www.agareso.org/gl/reportaxes/item/927-especial-15m-o-movemento-recupera-o-alento-no-seu-aniversario

Una forma de comercio que cambiará el mundo

image

Cuando hablamos de productos de Comercio Justo, muchas personas sólo piensan en café, chocolate o algún objeto de artesanía que compramos para un regalo en Navidad. Pero esta etiqueta y esta filosofía de consumo va más allá de ese pequeño detalle. Tanto, que en este momento de crisis y de desplome del capitalismo, uno de los países más afectados por la situación ha triplicado el consumo y el número de tiendas de Comercio Justo: Grecia.

Según el portavoz de Panxea, Gonzalo, esto se debe a que se han dado cuanta de que las reglas del mercado -margenes de beneficio abusivos, distribuidores poco transparentes, grandes superficies que copan los sectores- no son buenas para nadie y hay que darles de lado. Una idea, la del activismo de bolsillo, que ya había captado muchos adeptos en nuestro país que apostaban por asegurar derechos laborales a los productores, igualdad de oportunidades, respeto a las culturas minoritarias y al Medio Ambiente.

Otros descubren los productos de Fair Trade por su calidad, desterrando la idea de que estos productos son caros -de hecho, si buscamos un chocolate, por ejemplo, con mismo porcentaje de cacao muchas veces tendremos que ir a una tienda gourmet. ¿Y si la crisis no permite seguir comprando igual? Pues adecuaremos nuestro consumo a nuestras necesidades, aproximándonos aún más a la idea de un consumo responsable.

Reportaje sobre el Día Mundial del Comercio Justo, 12 de mayo, en Praza Pública:

http://praza.com/movementos-sociais/905/o-comercio-xusto-galego-reinventase-para-facer-fronte-a-crise/