Gandhi sería detenido en España

Como dijo Puig, el objetivo de los Gobiernos actuales es que “la gente tenga más miedo al sistema“. La causa no es un aumento de crimenes ni de los conflictos entre ciudadanos. De hecho España tiene uno de los índice de presos más altos de Europa, pero una de las tasa de criminalidad más bajas. Amén de uno de los Códigos Penales más restrictivos. No lo suficiente, parece, a razón de lo anunciado esta misma mañana por el Ministro de Interior. No sólo no van a dejar de aplicar la ley antiterrorista a los que ejerzan violencia callejera en Euskadi, sino que la van a extender.

Yo no te confundas. Si vas a una manifestación y no rompes nada, no estás a salvo. El Gobierno de Rajoy te acusará de “atentado a la autoridad” si te resistes pasivamente o de forma activa en una protesta. Algo que está directamente ligado al movimiento 15M, a sus expresiones espontáneas y a cualquier forma de protesta que no tenga permiso explícito de las delegaciones de Gobierno. Una papelito cada vez más difícil de conseguir, sobre todo a medida que la política de recortes del PP se va cargando más piezas del sistema de bienestar.

Ah! Y para aquellos que pensaban que firmar una petición online o animar a las manifestaciones en las redes sociales no es suficiente, les diré que para el Gobierno lo será. Suficiente para cambiar el sistema no. Pero suficiente para acusarte de “integración en organización criminal”. Se supone que será para aquellos que animen por Internet protestas violentas, pero bastaría con que la manifestación acabe con disturbios para ir a por aquellos “agitadores”.  Y ya sabemos lo bien que se le da a algunos elementos más que sospechosos crear problemas.

El objetivo no es el que aseguró Puig, sino cubrirse las espaldas para el panorama que se avecina. ¿Reforma laboral? Huelga masiva ¿Recortes sociales? Protestas en todas las ciudades ¿Más precariedad y menos capacidad adquisitiva? Menos qué perder y mucha más gente desesperada. Rajoy no sólo mira a Alemania, también mira para Grecia.

Proyectos de justicia social que no se podrán repetir

Muchos insinúan que los recortes a cooperación va a hacer que las ONGD ‘espabilen’ y no sean tan dependientes de los fondos públicos. Otros aseguran que España está bastante mal como para mejorar las realidades de nadie. Otros se excusan en que la Ayuda para el Desarrollo es imagen exterior y debería canalizarse toda a través del Ministerio para así prescindir de la cooperación autonómica o local. Errores.

El dinero de los Presupuestos Generales del Estado es de todos, al igual que el que se da a la Iglesia o a la Casa Real; no es lismona, es una deuda que tenemos con países más vulnerables por culpa de la Historia; las conexiones que se hacen a través de la ayuda exterior y la sensibilidad es diferente según comunidades y eso no debe perderse.

Así, con la percha de lo que los PGE repercutirán sobre la cooperación de la comunidad gallega, cuento un proyecto que practicamente nadie conoce, que implica la mejora de la vida de más de 20.000 personas y que difícilmente se volverá a repetir: Oxlajuj Tz’ikin en Guatemala.

Reportaje en Praza Pública

La pobreza de hoy, es la violencia de mañana

Nada más terminar un reportaje en el que analizo cómo después de tres años de recortes el nivel de implicación del Gobierno gallego en Cooperación ha retrocedido casi una década, me conecto a ver los detalles de los Presupuestos Generales del Estado. Creyendo que lo peor ya llegó el viernes pasado -cuando el brillante Ejecutivo de Rajoy pero sin Rajoy- cuando se anunció un recorte genérico del 54% en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, me topo con que la cifra se ceba casi exclusivamente con la Ayuda al Desarrollo. En 2008 se destinaron 3.676 millones de euros a la lucha contra la pobreza. En 2010, con la crisis llenando la boca del Gobierno de Zapatero, se redujo la partida un 23,2% los presupuestos. Un recorte que afectó a numerosos proyectos e iniciativas de otra cosa que no es más que justicia social. Ni lismosnas, ni migajas.

Pero lo que hace apenas unas horas han anunciado es un obituario. Las ONGD tendrán que luchar contra una brecha social cada vez más abierta con prácticamente el mismo dinero que en 2005: 1.205 millones. La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) sólo dispondrá de 379,44 millones de euros, el Fondo para la Promoción del Desarrollo a 410 millones y el Fondo que promueve el acceso al agua potable y al sanemiento en América Latina podrá disponer este año solo de 25 millones de euros. Margallo asegura que el recorte es “temporal”.

Un recorte que apenas a tocado al retiro dorado de muchos políticos serviles: las embajadas. Si la media de recortes es del 38% y la de cooperación ha sido del 65,4% ¿de cuanto han sido la reducción de las demás partidas de Exteriores? Por primera vez en los últimos años, el presupuesto destinado a la acción exterior del Estado superará a la partida de cooperación y sube más de un 50% hasta situarse en 761,31 millones. Y todo con el run run de que la cooperación debería ser centralizada, que no debería depender de autonomías o ayuntamientos, que es imagen exterior del Estado… ¿Es una excusa para cercenar los pocos proyectos que permanecen en pie?

Comunicado de la Coordinadora de ONGD 

El fuego no entiende ni de crisis ni de recortes

Poco puedo añadir que no se hayan dicho en estas 30 horas que va de incendio en las Fragas do Eume. Es (o era) el mayor tesoro natural de la provincia de A Coruña, lo primero que enseñaba a mis familiares y amigos que me venían a visitar y el lugar al que siempre volver con cualquier excusa: un picnic, una caminata hasta el monasterio de Caveiro, un paseo olfativo para mi perra, recoger castañas en otoño… Ya no será así. Aunque las cifras hablan de 750 Ha. o de 2.000 (depende de si es la Xunta o los alcaldes de municipios afectados), en lo que sí coinciden todos es en que el fuego ha afectado al corazón del Parque Natural.

Un espacio protegido entre comillas, no solo por los recortes de personal, la permisibilidad con el acceso a vehículos no autorizados, la autopista que atraviesa su parte más al occidental, etc. También por la sombra de los que no aman los recursos naturales, sino que sólo los ven como material con el que lucrarse. Desde hace justo dos años, abril de 2010, una mina de andalucita ha puesto en alerta a los conservacionistas y a los vecinos del lugar. Una licitación a sólo 50 metros del límite del parque dónde la Xunta no vio problema alguno. Ahora, con el fuego todavía por controlar y focos nuevos que aparecen cada vez mas lejos, es temprano para acusar a incendiarios pero sí que es posible señalar la mala gestión del fuego. Aunque la Xunta ya se ha esforzado por excusarse y levantar sospechas, en la mente de todo está esto: recorte en materia preventiva, en operarios, brigadistas, en vehículos y en información.

Durante todo el día de ayer la Xunta no se refirió ni en uno solo de sus comunicados respecto al fuego al parque por su nombre y apellido. ¿Por qué evitó hablar de las Fragas do Eume? Emitió un informe con los medio que luchaban contra el fuego en Avión (Ourense) y en A Coruña, dejando en evidencia que el primer incendio -de 76 Ha.- disponía de prácticamente del doble de operarios que el segundo, descontrolado y que ya llevaba 200 ha. ardidas. ¿Descoordinación con el personal? ¿Alguien reaccionó tarde?

Además de desolación, la población se está volcando. Brigadistas en paro acudieron ayer y hoy de forma masiva a la zona para colaborar de forma desinteresada en las labores de extinción. Ya se ha creado, desde Pontedeume, la Plataforma en Defensa de las Fragas do Eume. Y cientos de personas se manifestarán presumiblemente mañana lunes en una decena de puntos de Galicia: A Coruña, Vigo, Ourense, Pontevedra, etc. Como decían esta mañana los Bomberos de la Comunidad de Madrid (@BomberosCM), “el fuego no entiende ni de crisis ni de recortes”

Vetar nuestra decisión sobre la reproducción también es violencia

Desde que Gallardón dijo aquello de la “violencia estructural” contra la mujer que quiere ser madre o que quería volver a los supuestos, quien más  quien menos a hecho sus cábalas sobre cómo quedará la Ley Salud Sexual y Reproductiva cuando la reforme. Aunque se ha hablado de varios puntos – cómo el de el derechos de una mujer de 16 años a decidir por ella misma qué pasará en su cuerpo-, el principal cambo será el de cambiar el modelo de los plazos por el de los supuestos. Traducido: la mujer actualmente puede alegar que aborta porque ha decidido que no quiere ser madre en ese momento. Antes y, supuestamente, en los próximos meses tendrá que decir que su salud mental o física peligra con el embarazo no deseado. Si quieres ejercer tu derecho sobre tus órganos reproductivos tendrás que convencer a un desconocido de que te podrías volver loca. Y dependerá del profesional que te toque de que facilite o no este paso tan difícil para cualquier mujer.

Ahora mismo, la persona que decida interrumpir su embarazo de forma voluntaria puede acudir a una clínica autorizada de forma privada o a través del Sistema Nacional de Salud. En el 98% de los casos, el escenario suele el mismo, ya que las mujeres que deciden hacerlo por la vía pública suelen acabar derivadas a centros privados. Sólo el 1,83% de las mujeres que fueron intervenidas por este motivo en 2010 lo hicieron en centros públicos. ¿Esto es porque no hay centros preparados dentro de la red pública? Los mapas del Ministerio de Sanidad dicen que no es así: en Galicia hay tres privados y dos públicos; en Euskadi siete de cada; en Baleares son cinco públicos y tres privados.

Es verdad que hay diferencia entre comunidades, pero la media de intervenciones coincide en casi todas. Según el Dr. Segurelles, de la clínica coruñesa Arcos, esto es porque “a la administración le sale más rentable” delegar en centros privados y devolver después el coste de la intervención. Una opinión que no comparten desde el BNG, que pese a apoyar en la mayoría de los puntos a la actual normativa, ve en esta práctica un “problema” de la ley de 2010. En palabras de Ana Pontón, portavoz del grupo nacionalista en el Parlamento gallego y en la Comisión de Igualdad,  “nos se fixo nada para preparar a profesionais no sistema público para atender estes servizos e hai intereses económicos coas clínicas”.

Aunque ningún medio hable de esto, uno de los puntos que puede cambiar de la mano de Gallardón puede ser a subvención de la interrupción voluntaria del embarazo, lo que pondría en jaque la igualdad ante este derecho de todas. ¿Estaríamos abriendo la puerta a que solo las personas que se lo puedan permitir acudan a médicos autorizados a abortar? ¿Se recurrirá a las intervenciones por la puerta de atrás? ¿Volverán los abortos clandestinos? Estas preguntas y otras se plantean en el reportaje que realicé esta semana para Praza Pública.