‘Grigri Pixel’: cooperación África/Europa por unas ciudades más hospitalarias

Publicado en El Asombrario

Grigri Pixel –iniciativa para compartir experiencias colaborativas de creación de ciudad entre África y Europa– ha llegado a su cuarta edición con el foco puesto en impulsar proyectos que pretenden mejorar el espacio público desde el urbanismo y desde la iniciativa vecinal. El objetivo: lograr barrios y ciudades más hospitalarios. Este programa está apoyado por el programa ACERCA de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo y por Medialab Prado.

Cooperación sí, pero no como la hemos vivido hasta ahora. Las iniciativas urbanas, que modifican el espacio, que piensan en comunidad y que, sobre todo, se centran en generar futuro son el objetivo de Grigri Pixel. Un proyecto que ya va por la cuarta edición y que este año ha elegido el tema de la hospitalidad para seleccionar buenas ideas de cooperación entre África y Europa. Como la del Festival de Cine de Maputo (Mozambique) o el proyecto de deconstrucción y reconstrucción ‘Hahatay’ de Senegal. Ideas que surgen del urbanismo, del espacio público y la propia vecindad para mejorar la vida de todos. Incluidos de los que vienen de fuera, ya que la hospitalidad se trabaja en este sentido reflexionando sobre el potencial del territorio cuando este es capaz de abrirse a otras miradas y cómo la colaboración entre originarios y foráneos enriquece mutuamente a ambos.

Grigri Pixel arranca en mayo, cuando se celebra en Madrid tres talleres que son la bienvenida a las propuestas, residencias y buenas ideas que surgen en torno a estos días de trabajo conjunto. Artistas visuales, ingenieros, arquitectos, artesanos, diseñadores, artistas…, todos los perfiles suman cuando se trata de afianzar el espacio público como un lugar de conexión, creación y de vivencias. De hecho, grigri significa, en varios lugares del oeste africano, objeto mágico, amuleto. Con este elemento se invoca a la magia para generar una vida en común. Una magia en la que se involucran personas como la filósofa Marina Garcés o el músico y escritor Felwine Sarr, quienes con un diálogo en junio establecieron el marco conceptual de la propuesta. Aterrizando las iniciativas seleccionadas, un equipo multidiciplinar para la coordinación, la mentoría, la mediación y la producción.

El cine como (re)construcción de ciudad (Mozambique). La arquitecta Ana Raquel Machava considera que el urbanismo debe responder a las necesidades del día a día y ofrecer alternativas para los nuevos contextos urbanos que aparecen. Por eso, con el Maputo Cinema Festival en la capital de Mozambique, Machava ha demostrado que, reinterpretando espacios abandonados y excluidos de los recorridos habituales, se puede hacer una nueva interpretación de la ciudad.

Música para identificar la trama urbana (Marruecos). La compositora, cantante y diseñadora Meryem Aboulouafa ha logrado transportar a los visitantes con sonidos de Casablanca (Marruecos) a Marsella (Francia) gracias a las ondas. Aboulouafa está convencida del poder de la música y las atmósferas para explorar las ciudades, reinventarlas y hacer recorridos diferentes basados en otros estímulos que no siempre tenemos en cuenta.

Espacios abandonados que acogen el intercambio (Senegal). El lingüista Amadou Mbaye presenta la iniciativa ‘Hahatay’, que pretende hacer más hospìtalaria la ciudad gracias a la rehabilitación de espacios abandonados por colectivos en riesgo de exclusión social como jóvenes o mujeres. Situado en Saint Louis (Senegal), el espacio de encuentro favorece el ‘Teranga’, como se llama al intercambio entre seres humanos.

Código abierto para la inteligencia colectiva (Burkina Faso). El fundador de Ougalab, Gildas Guiella, explica que la importancia de este primer fablab de Burkina Faso reside en la apuesta por la inteligencia colectiva, la solidaridad y el intercambio para superar las barreras que los proyectos tiene durante su arranque y su maduración. Actualmente trabajan en el desarrollo de herramientas para mejorar la salud, como el proyecto École libre du faso, que es un maletín con todos los conocimientos en código abierto para acceder desde un teléfono sin necesidad de internet.

Teatro de proximidad contra la marginalidad (Níger). La gestora cultural Nana Kadidjatou Abdou Mounkaila puso en marcha hace siete años el espacio Arene Théâtre y el Festival Émergences, en Niamey (Níger). Se trata de pequeños espectáculos de proximidad que se llevan a cabo en un barrio con especial índice de marginalidad, ya que los residentes han sido víctimas de las fuertes inundaciones y el vecindario padece fuertes carencias.

Mañana sábado, se llevará a cabo la fiesta final y la presentación de resultados en el espacio MediaLab Prado, una colaboración que se extiende a Sercade (centro de acogida a personas migrantes de África Subsahariana), la Asociación Vecinal del barrio de Las Letras y las demás personas que han ido aportando en este proyecto, siempre abierto a “acercar saberes y experiencias con el objetivo de elaborar y compartir narrativas, imaginarios y puntos de vista sobre la idea de nosotros en la ciudad de Madrid”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s