Mandy Barker: Photoshop contra el plástico en mares y océanos

Publicado en El Asombrario

Se calcula que anualmente se lanzan ocho toneladas de residuos plásticos al mar. Esto no es un problema que afecte solo a los peces o las poblaciones costeras, ya que se ha detectado partículas de plástico en el 90% del agua embotellada y en el 83% del agua del grifo. Una realidad más que preocupante que no para de agravarse. Por eso, iniciativas como el festival ‘Mar de Mares’ tratan de concienciar y valorar los océanos. Con cultura, pero también con ciencia, gastronomía, actividades infantiles y lúdicas. “Es un festival de celebración y conservación de los océanos. No son solo sitios a los que vamos a bañarnos, sino que nos proveen de riqueza, energía, oxígeno, etc”, explica Silvia Oviaño, codirectora del festival, que ha celebrado su quinta edición entre el 20 y el 23 de septiembre en A Coruña.

Desde la organización sacan pecho por muchos motivos. “Es el único festival en el mundo multidisciplinar sobre el mar”, comenta, a la vez que enumera las numerosas actividades que han atraído a un público diverso: una charla sobre la aventura en el mar con Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo; reflexión sobre la economía circular de la mano de la organización Signusque también ha avalado la exposición con el artista Ángel Cañas, especializado en dar forma a potentes esculturas a partir de neumáticos; divulgación científica con el monólogo y el humor de tres investigadoras; encuentros literarios con el mar como protagonista con autores como Manuel Rivas o Suso Souto; encuentros sobre cómo vivir sin plásticos; talleres infantiles, proyecciones, el mercado del mar, conciertos, degustaciones de productos sostenibles… Con especial atención a los más jóvenes, con actividades para que despierten su activismo. “Ponemos mucho empeño en la educación, con muchas actividades para ellos, también en colegios e institutos” señalan desde la organización, que destacan el encuentro llevado a cabo entre chicas y chicos con las hermanas inglesas Meek, Amy e Ela de Kids Against Plastic, una iniciativa para acabar con las bolsas o cosas de plástico de un solo uso.

Celebrar este tipo de festivales en un sitio no céntrico como Galicia, llegar al quinto año y haber resistido a cambios políticos, han convertido esta edición de Mar de Mares en un éxito, independientemente de la asistencia. “La ciudadanía está muy implicada y durante todo el año recibimos mensajes preguntándonos ya a quién vamos a traer en la siguiente edición”, comenta Oviaño, que celebra también el carácter gratuito del festival en el 90% de las actividades. Uno de los eventos más importantes cada año es la exposición fotográfica. Si el año pasado contaron con la galardonada y premiada Cristina Mittermeier, este año han traído de nuevo a una mujer comprometida con el arte y su capacidad de transformar el mundo.

La británica Mandy Barker llega a A Coruña con Soup -sopa de plástico-. Hasta el 21 de octubre, el público podrá contemplar sus fotografías bellas y terribles al mismo tiempo. “El objetivo de mi trabajo es crear una imagen visualmente atractiva que al principio capte la mirada del espectador y luego le sorprenda con el pie de foto y los datos de lo que representa el trabajo. Las obras pretenden que esta contradicción entre belleza e información se combine para hacer que la gente se pregunte cómo y por qué su embalaje de alimentos, ordenador o zapato terminó en medio del océano”, explica la fotógrafa a El Asombrario.

Al preguntarle si se considera más artista o activista, Oviaño lo deja claro: “Ella se considera artista, pero lleva tantos años dedicada a esto que puede confundirse. Decimos que es la primera vez que traemos una exposición sobre el mar donde no se ve el mar”. Contrariamente a lo que hacen muchos colegas -que salen del estudio al trabajo de campo para defender el medioambiente-, Barker cosecha los residuos, pero vuelve al estudio a montar sus bodegones gracias también a herramientas como el Photoshop. “Las imágenes se crean dispersando aleatoriamente los plásticos de diferentes tamaños sobre un fondo negro; piezas pequeñas, medianas y grandes. Luego estas imágenes se superponen y crean una sensación de suspensión, como si el plástico flotara en el agua”, explica.

Los ingredientes de esta sopa son desechos de plástico, de globos en concreto, que han sido recogidos alrededor del mundo.

Los ingredientes de esta sopa son desechos de plástico, de globos en concreto, que han sido recogidos alrededor del mundo.

La sopa de tomate. Así titula la fotógrafa Mandy Barker esta obra realizada con desechos plásticos en tonalidades rojizas encontradas en el mar.

La sopa de tomate. Así titula la fotógrafa Mandy Barker esta obra realizada con desechos plásticos en tonalidades rojizas encontradas en el mar.

En muchas de sus series, esos objetivos que se pueden observar al fijarnos detenidamente han sido recogidos gracias a la colaboración de la fotógrafa con expediciones científicas y ecologistas. Como la que le llevó a recorrer la costa de Tokio a Hawai después del tsunami de Fukushima o como las salidas por el Mediterráneo o las Islas Canarias, donde su recogida de plástico culminó en unas piezas audiovisuales en el ciclo de arte y medioambiente Biosphere Talks.Aunque esta fotógrafa ya no se sorprende de lo que puede llegar a encontrar, destaca que las piezas más raras han sido asientos de inodoro, una cabeza de maniquí o dientes postizos. Pero solo hace falta ver sus imágenes para comprender que el mar se ha convertido en un auténtico vertedero. Contrastan estas imágenes con las del fotógrafo mexicano Anuar Patjane en su trabajo ‘Underwater realm’ que ya publicó esta revista, un bellísimo poema visual que también invita a proteger los océanos.

¿Nos estamos acostumbrando a imágenes y noticias sobre la destrucción de nuestros mares? “Espero que no, que nadie se acostumbre. Cuando comencé a fotografiar plástico en el mar, me di cuenta de que la gente no estaba interesada en imágenes como la de los residuos en la arena de la playa, que ya han visto mucho. Por eso, empecé a experimentar, a encontrar una nueva forma de mostrar los desechos fuera de contexto y así tratar de atraer a la audiencia más tiempo. Al hacerlos visualmente bellos, los restos son llamativos para los espectadores y los hace interactuar con la problemática después de leer los subtítulos”, comenta. “Nosotros tenemos la sensación de que la gente está reduciendo su basura. Aportamos nuestro granito de arena con la máxima de ‘piensa global, actúa local’. Como con la campaña que pusimos en marcha para reducir los residuos que se dejan en la playa cada año después de la Noche de San Juan en Coruña”, comenta Silvia.

Volvemos a preguntar a la fotógrafa Mandy Barker. ¿Eres optimista sobre proyectos, como el reciente de Boyan Slat, para eliminar el plástico del mar? “Realmente espero que el proyecto funcione, ya que costó millones de dólares e involucró a un gran equipo. Aunque creo que esa inversión podría ser más efectiva evitando que los plásticos llegan al mar, esta operación de limpieza ha creado una gran conciencia y es algo bueno. El peligro es que las personas se relajen en los vertidos pensando que el plástico se puede limpiar fácilmente. Por eso, insisto, debería detenerse la producción masiva de plástico: si no hay residuos innecesarios, nunca acabarán en el mar”.

La exposición ‘Soup’ de Mandy Barker puede verse hasta el 21 de octubre de forma gratuita en la Dársena de la Marina de A Coruña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s