Consentir el maltrato

Ya no sabemos como gritarlo. La violencia machista no es un mal invisible, silencioso que ocurre a kilómetros de nosotros. Ocurre en la casa de al lado, en el puesto de trabajo de al lado. Y también en tu casa y en tu familia. Y eso es tanto el empujón que le da tu vecino el del tercero a su mujer, como el ‘chiste verde’ que tu tío suelta en Navidad a tu sobrina de 14 años. Hasta que no veamos esto, seguirá habiendo muertas.

descargaUn futuro muy negro se visibiliza de estudios de percepción como el realizado por la Universidad Autónoma de Madrid, encargado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y presentado ayer. De él se extrae que uno de cada tres encuestados cree que “las mujeres que sufren maltrato es porque lo consienten“. En otro apartado se habla de los gestos que son considerados violencia y de cuales no, e incluso de los cuales son entendidos como violencia pero “no siempre debe ser castigado”. Lo que siempre ocurre: el ojo morado lo visibilizamos todos, pero el control o la anulación de la persona no. Sería muy interesante ver la evolución de esta percepción, porque son muchos los que -pese a no atreverse a condenarlos- ven en estos gestos muchas veces cotidianos y comunes una forma de agresión machista. ¿Será un avance?

Pues es difícil pensar algo así cuando en otro apartado se estima que es inevitable la violencia de control sobre la pareja en determinadas circunstancias. Así lo ratifican el 32% de los hombres y el 29% de las mujeres encuestados. Un porcentaje parecido demuestra que sigue sin tener claro qué es la violencia de género. Para esta sí que tengo explicación: mientras en las escuelas no se enseñe la desigualdad, se describa la opresión histórica del patriarcado y términos como feminismo sigan siendo descalificados por el profesorado y los padres y madre, seguiremos igual.

Por que la violencia surge de la desigualdad, del sometimiento de una parte contra otra. La impunidad y la desidia social, la perpetúan. Lo mismo que pasa por cuestiones de etnia, nacionalidad o por pertenecer a una especie o a otra. ¿Acabamos con ello?

 

Autor: lauralruiz

Periodista. Busco los matices que nunca aparecen en los medios convencionales y que, en la mayoría de los casos, son las verdaderas noticias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s