Finales felices

A veces, cada vez más, es necesario destacar las historias que acaban bien. Después de vivir el abandono, el deambular por las calles, pasar frío, hambre y no sabremos nunca que más, fue capturado. Llevado a un sitio con paredes y gritos de otros como él. Sin entender nada. Después, alguien más amable le sacó de ese lugar. Le llevó a una casa. Un sitio con paredes como el anterior, pero mucho más cálido.

Esta suerte poco le duró. Se puso enfermo, vomitaba, no sabia qué le ocurría y sin más explicación le echaron de esa casa. Pero no volvió a la calle, como él seguramente imaginaba. La suerte volvió a él. Le llevaron a un hospital, le dieron medicinas y descansó. De ahí todo para arriba. Una casa nueva, paseos, comida todos los días, una toalla para secarse cuando llovía. Empezó a dejar de encogerse y hasta a aprender que jugar es algo bueno.

1900003_10201847009440834_47535654_nAsí fue como Hugo se fue preparando para lo mejor: una familia. Una familia para siempre. Tendría que pasar por su último susto, un avión, pero la incomodidad no fue nada para todo lo que consiguió en su destino. Todo el amor que no había recibido nunca.

Gracias Martha

Mi historia APAMAGuera: http://www.apamag.org/index.php/en-adopcion/historias-apamagueras

Autor: lauralruiz

Periodista. Busco los matices que nunca aparecen en los medios convencionales y que, en la mayoría de los casos, son las verdaderas noticias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s