‘Febrero’ y las segundas oportunidades

Voy a hablar de una película. Más bien de un documental. No se trata de una entrada recomendando cine ni nada parecido. Se trata de la excusa para hablaros de un problema menospreciado, ignorado y silenciado. No sólo por esas administraciones que no dedican ni 5 minutos a legislar como deberían, ni a dotar de recursos a los centros que por obligación tiene la necesidad de cubrir. También ignorado por cada una de nosotras y nosotros: el maltrato animal.

documental-febrero-galgosEl domingo vi ‘Febrero. El miedo de los galgos‘. Se trata de un documental denuncia contra el maltrato de esta raza de perros, que bien podría ser extrapolable en mayor o menor medida a cualquier otro animal en España. Es cierto que los rituales y ‘entrenamientos‘ a los que someten a estos dóciles y fieles animales sobrepasa lo imaginado por personas normales. Sí, normales,con un raciocinio y con sentido común.

De todas formas, esta narrado de tal manera que el documental pasa a ser también un homenaje a mujeres y hombres como los que componen SOS Galgos. Una de ellas, la responsable de rescatar a estos animales en Huelva, destaca un caso. Un perro que rescataron de la calle, herido y completamente famélico. A punto de morir. La protagonista cuenta que ojalá se lo hubieran encontrado en esta situación en mitad del campo, en lugar de en la cuneta de una población donde todo el mundo podía verlo. Donde nadie hizo absolutamente nada por él. ¿Qué clase de sociedad es capaz de eso?

Segundas oportunidades

APAMAG casa acogida perros abandonadosAfortunadamente, el documenta entremezcla historias terribles de la especie humana, con otras más esperanzadoras. Precisamente una de esas historias de segundas oportunidades fue de las que más me impresionó. Se trataba de galgos rescatados, rehabilitados y que encontraran una casa de verdad en Francia. Allí fueron adoptados. En ese mismo momento, aunque lo sabía desde hacía casi un mes, me di cuenta de que sería el mismo camino que recorrería Hugo. En lugar de Francia, Alemania, pero el mismo recorrido. Casa de acogida, adopción permanente.

Sí, Hugo es un perrete que llegó a mi casa después de haber sacado de la perrera y haber tenido que estar ingresado en el veterinario. Llegó con cataratas, una otitis de hacía más de un año (calcularon) y deshidratado. Tuvo que entrar en brazos en casa. Ahora, cuatro semanas después, con sus orejas perfectas y con su peso recuperado, con menos miedo a las caricias humanas y que juega feliz en casa con mi perra, adoptada hace ya cinco casi cinco años. Ahora cada vez está más cerca su marcha, puede que nunca más le vuelva a ver. Y la mezcla de tristeza se mezcla con el orgullo de haber sido capaz de hacerle más fácil su segunda oportunidad y con todo lo bueno que su mirada nos ha dado este mes como casa de acogida.

Por eso, sólo puedo pensar en quién será el próximo expulsado y marginado de esta sociedad al que tenga la oportunidad de ayudar. y desde aquí no puedo hacer más que animaros a probar a ser casa de acogida. Todos los gastos son cubiertos por la protectora y es una buena forma de saber cómo será tu vida con una perra o un gato si nunca has tenido.

En Madrid y Guadalajara: APAMAG

En Galicia: APADAN (Coruña) y Os Palleiros (Pontevedra)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s